Programa Nacional Agroindustria 
y Valor Agregado – Proyecto Integrador 
Procesos Tecnológicos para Agregar 
Valor en Origen en forma Sustentable
Buscar    

Publicaciones --> Publicaciones en Medios Especializados

Iowa, el parque industrial del maíz

Concentra un 10% de la producción mundial de cerdos, además de huevos, carne de feedlot y leche bovina.
 
Fuente: La Voz del Interior - 09/09/2011
www.lavoz.com.ar

El Farm Progress Show, en Decatur (Illinois) ocupó uno de los puntos de la gira organizada 
por el Inta (LaVoz).

Durante la primera de dos semanas del viaje de capacitación técnica organizado por el Inta Manfredi y Coovaeco Turismo, la delegación argentina recorrió casi dos mil kilómetros por los estados de Nebraska, Illinois y Iowa.

Se pudo percibir un buen estado general de los cultivos de soja y maíz (la soja fue sembrada tarde y se encuentra atrasada en su desarrollo respecto de lo visto en años anteriores).

Estados Unidos es el principal productor mundial de maíz, con 35 millones de hectáreas y más de 350 millones de toneladas; en soja también es el principal productor mundial con 30 millones de hectáreas, con más de 88 millones de toneladas.

Gran parte de los granos de ambos cultivos se industrializan en origen en más del 84 por ciento, para luego ofrecer productos industrializados que llegan a las góndolas como alimentos de consumo directo o bien en bioproductos o biocombustibles en mezclas con petróleo a los surtidores como combustibles mezclas.

Panorama del etanol. En el caso del etanol, desde el año 2005 el gobierno estadounidense implementó un importante subsidio que provocó una fuerte inversión y la instalación estratégica de más 160 plantas procesadoras de maíz, la gran mayoría instalada en el cinturón agrícola donde se produce más del 45 por ciento del cereal.

De esas 160 plantas que hoy procesan más de 130 millones de toneladas de maíz, sacándole la energía (almidón), salen diariamente subproductos industriales DDG y DDGs (25 por ciento de proteína), que es utilizado por los productores en un radio de 30 kilómetros de cada planta para la alimentación animal, feedlots y tambos.

Este producto tiene 50 por ciento de humedad, por lo que no se puede almacenar por más de 5-7 días. Si el subproducto de la industria del etanol es secado en planta queda con 12 por ciento de humedad (no perecedero) y forma parte de cualquier ración de monogástricos como pollos, cerdos o rumiantes, reemplazando en muchos casos la harina de soja.

De allí que en los últimos años los muchos productores americanos están reemplazando hectáreas de soja por hectáreas de maíz. Existe ahora una preocupación de los investigadores de las universidades de analizar el comportamiento de secuencia de cultivo maíz/maíz desde el punto de vista de las enfermedades, los insectos del suelo, la nutrición con mayor necesidad de nitrógeno, entre otros factores.

Existen antecedentes: un productor de feedlot visitado en las zona de Nebraska, en un campo de 600 hectáreas y 6.000 animales permanentes, lleva más de 40 años seguidos sembrando maíz sobre maíz. El 33 por ciento lo cosecha grano seco, el 33 como grano húmedo (earlage) y el 33 por ciento restante como silo planta entera picado fino. Como suplemento proteico usa el residuo de las plantas de etanol, con lo cual el 90 por ciento de la carne bovina producida es en base a maíz. 

Consumo de carnes. Con una población de 300 millones de habitantes, Estados Unidos posee un buen mercado interno para las carnes; el habitante medio tiene un consumo alto per cápita (41,2 kilos de carne de pollo, 23 de carne bovina y 18,5 kilos de carne porcina, lo que hace un total de 82,7 kilos per cápita de las tres carnes principales). Hay que tener en cuenta que también se consume mucho pescado.

La carne porcina, aviar y bovina, sumadas a la gran cantidad de huevo que se consume, utiliza más del 80 por ciento de la producción de maíz. De allí que los mayores recursos de investigación pública y privada estén dirigidas al cultivo.

Por si faltaba alguna razón para que Estados Unidos sea "maíz dependiente", desde hace siete años la energía contenida en el almidón del maíz es utilizada para producir biocombustibles como el etanol. Casi el 33 por ciento de la producción fue destinada a ese fin en las últimas campañas. 

Inversión en semillas. El desarrollo genético alcanzado con la utilización de la biotecnología, tanto en soja como en maíz, requiere que el productor estadounidense realice una alta inversión en semillas. Los nuevos cultivares son de muy alto costo (80.000 semillas de maíz tiene un valor de 300 dólares contra 50 dólares de las 140.000 semillas de soja).

En un seminario técnico de la Universidad de Iowa, uno de los disertantes indicó que ese estado siembra 14,5 millones de hectáreas (65 por ciento de maíz, 30 de soja y cinco por ciento de alfalfa, dependiendo de los años). El rendimiento del maíz es 11.450 kg/ha promedio, lo que indica una producción de más de 60 millones de toneladas, casi tres veces más que toda la Argentina. El estado de Iowa junto con los de Illinois, Nebraska e Indiana son los mayores productores de maíz. En la presente campaña 2011/12 se registraron altas temperaturas con fuertes calores durante la floración del maíz, con temperaturas superiores a los 35 grados centígrados que afectaron la polinización.

Este fenómeno produce espigas con menos granos de lo normal y menor peso por grano; por este motivo se estima que el rendimiento promedio en Iowa (según datos de la universidad) será de 11.150 kg/ha, un 2,7 por ciento menos que el récord de 2009. De allí que los informes hablan de que la actual no será una cosecha récord, en el verano más caliente de los últimos 55 años en el cinturón maicero.

En soja pasa algo similar; se observan los lotes con algún síntoma de haber sufrido estrés durante el ciclo, por lo que tampoco se espera que sean récords los niveles de producción. Por otra parte también se observa una zona importante de cultivos inundados por desborde del río Missouri, en el límite de Iowa y Nebraska, lo que también significa algún tipo de pérdida de producción.

En conclusión, se estima que Estados Unidos producirá 328 millones de toneladas de maíz (contra los 342 previstos en los informes del Usda de hace unos meses). Y eso significa menos maíz, una reducción de la relación oferta y demanda y una tendencia de precios alcista que, por otra parte, es lo que está ocurriendo en el mercado de granos; y como se sabe el maíz compite por la tierra con la soja y eso hace subir el precio de la oleaginosa, que también está en alza, pero en menor medida debido a las buenas estimaciones de producción de Brasil y Argentina. 

Industrialización. El Estado de Iowa produce el 25 por ciento de los cerdos de Estados Unidos y el 10 por ciento de todos los cerdos del mundo; es un fuerte productor de huevos, carne de feedlot y leche bovina, alimentados a partir de la proteína que entregan en origen una gran cantidad de plantas productoras de bioetanol de maíz, que aportan un residuo de 25 por ciento de proteína.

De esta manera, prácticamente todo el maíz y la soja de Iowa es industrializado y transformado en origen, dando una gran cantidad de puestos de trabajo todo el año, con el beneficio social para los pequeños y medianos productores, que encuentran mayor ocupación y desarrollo local.

También en Iowa están las principales fábricas de máquinas agrícolas radicadas en pequeñas poblaciones rurales. Esto se traduce en una gran cantidad de empleados, que son pequeños productores agropecuarios part time, con menos de 300 hectáreas.

La unidad económica de Iowa es de 500 hectáreas; por lo tanto, los productores por debajo de ese nivel trabajan par time a menos que posean una producción ganadera intensiva.

Estas realidades marcan un camino a seguir en el desarrollo del sistema productivo agroalimentario en origen, que no es otra cosa de lo que tanto se está hablando hoy en Argentina: el camino a seguir en los próximos 10 años para transformar la materia prima en origen con mucho agregado de valor y ocupación laboral, para llegar a recuperar la competitividad de los productores pequeños y medianos y volver a la tan mentada ruralidad.

A nivel de análisis macro de mercados, los analistas consultados indican una muy buena posibilidad para el aceite de soja, tanto para consumo humano como para los diferentes usos industriales del aceite y como biodiésel muy competitivo.

Las harinas y expeler de soja seguirán siendo muy demandados, pero el crecimiento del maíz como cultivo y las industrias de etanol ofrecen un subproducto proteico el DDGS que compite con la proteína de soja en la ración de animales monogástricos y rumiantes.

Resumen de un informe elaborado por los ingenieros agrónomos Mario Bragachini, Eduardo Martellotto, Andrés Méndez, Federico Sánchez y Axel Von Martini. www.cosechaypostcosecha.org 

Centro de bioenergía

La delegación argentina visitó el Centro de Bioenergía de la Universidad de Iowa (Ames). En el campo experimental hay diferentes parcelas con los nuevos cultivos destinados a producir biomasa en grandes volúmenes por hectárea. Estos, a partir de procesos físicos, químicos y biológicos como lignino celulósicos generan bioenergía en grandes plantas, que ya se están instalando con capital privado (biocombustibles de segunda generación). Se destaca el pasto nativo Switch Grass Pannicum Virgatun como alternativa de rotaciones de siete años con soja, maíz y pastura.

 

Ver Indice de Notas Publicadas en Medios Especializados... 

Consultas a Profesionales del PRECOP

 

 

Redes Sociales
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
 

 

INTA EEA Manfredi. Ruta Nac. 9, km. 636. (5988) Manfredi, Córdoba. TE: (03572) 493039 / 493053 / 493058 int. 133
E-mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar - eeamanfredi.ap@inta.gob.ar 

:: Mapa del Sitio ::