Programa Nacional Agroindustria 
y Valor Agregado – Proyecto Integrador 
Procesos Tecnológicos para Agregar 
Valor en Origen en forma Sustentable
Buscar    

Publicaciones --> Publicaciones en Medios Especializados

Hacia la industrialización del campo. Plan productivo 2010/2020

Un proyecto del INTA PRECOP para incrementar el valor agregado en la Argentina, exportar productos terminados y aprovechar al máximo la cualidad del país, tanto de su gente como de su campo.
 
Fuente: Infocampo - Del 19 al 25 de Agosto de 2011. Por. Ing. Mario Bragachini
www.infocampo.com 

Los alimentos elaborados sólo representan el 25% de los envíos

El desafío que en la Argentina está vigente es transformarse en un país industrializado agroalimentario para ser un país económica y socialmente sustentable. Esto logrado a través de un aumento de la producción de materia prima con alta productividad y paralelamente un gran desarrollo agroindustrial/agroalimentario en origen teniendo como objetivo el incremento del número de productores y empresas Pymes asociativas de escala y tecnología competitiva que promuevan el desarrollo de la agroindustria.

Para esto es necesario considerar la gran diversidad de productos que se pueden colocar en el mercado internacional y que esos productos tengan el mayor agregado de valor posible.

Un estudio efectuado por la Universidad de Nebraska indica que en corto plazo el productor primario solo percibirá el 10 al 15%. Es decir que el valor relativo de las materias primas irá cada vez disminuyendo y aumentando los beneficios que toman los intermediarios y los expendedores. Es aquí donde el productor agropecuario debe fijar su atención para mejorar su rentabilidad y tomar parte de las ganancias de los demás integrantes de la cadena para su propia rentabilidad, generando trabajo local, equidad y desarrollo territorial.

Estos objetivos de desarrollo estratégico constituyen el gran desafío para la Argentina mirando al 2020. Un país productor y exportador de materia prima agropecuaria no es económicamente ni socialmente sustentable. Por ello en el INTA, desde el Proyecto PRECOP "Agregado de Valor en Origen", un grupo de técnicos de varias experimentales, desde mediados del año 2007, estamos trabajando para generar y difundir un nuevo concepto de agroindustrialización del campo, donde el valor agregado sea producido en origen, donde la producción primaria sea producida con la mejor tecnología, con precisión por ambiente, con el concepto de que la calidad comienza desde el principio, donde se eviten pérdidas físicas y de calidad, dentro de un marco de "aseguramiento de la calidad".

El escaso desarrollo de la estructura productiva argentina se refleja en que todavía se presenta un dominio de actividades con bajo valor agregado (promedio de u$s700 por tonelada exportada) y una fuerte prospección a importar con alto valor agregado (u$s1.800 la tonelada importada) esta diferencia entre el valor de la tonelada exportada e importada genera un déficit de 400.000 puestos de trabajo que deja el intercambio comercial, alta dependencia de manufacturas de origen industrial (90% del total importado, frente al 30% del total exportado). Los alimentos elaborados tan solo representan el 25% del complejo agroindustrial exportado.

El objetivo es crear empresas asociativas de escala competitiva como medio de desarrollo local con inclusión social. Los productores primarios de granos integrados a este tipo de empresa deben acceder a la mejor tecnología, o sea la mejor genética orientada para procesos industriales específicos, el mejor manejo de cultivo e insumos por ambiente (Agricultura de Precisión), la mejor eficiencia de cosecha y postcosecha entre otros factores tecnológicos.

Una vez que se logra la máxima productividad por hectárea en la producción de granos y pasturas, se puede acceder al sistema de acopio de grano asociativo, con segregación por calidad y destinos industriales. Una parte puede ser, por ejemplo, destinada al negocio de producción de semilla, el resto se debería industrializar en forma asociativa, mediante empresas que procesan el grano (molienda, extrusado) y generan agregado de valor que pueden ser destinados a la producción de biocombustibles o la elaboración de alimentos balanceados específicos para destinos diferentes de transformación en proteínas rojas o blancas (carne y leche bobina, pollo, huevo, carne y cerdo) que puede realizarse en forma conjunta y asociativa o parcialmente asociativa en algunas etapas como fábrica de lechones, incubadoras de pollitos BB, o genética y reproducción bobina (inseminación o trasplante de embriones) en eslabones asociativos.

Una vez producida la transformación eficiente de la proteína verde a proteína roja mediante diferentes procesos de transformación intensivos, se debe acceder a la industrialización de segundo orden, que es la elaboración de productos alimenticios para la góndola a partir de esa proteína roja o blanca, o sea industrias lácteas que producirán quesos, yogurt, dulces, etc., frigoríficos que producen cortes especiales, fiambres, embutidos con etiqueta y trazabilidad, y en lo posible logrados con procesos innovativos que le otorguen características distintivas que agreguen valor y que sean merecedoras de denominación de origen por ejemplo: huevo, carne, fiambres, dulce obtenido bajo normas fijadas que garanticen la calidad diferenciada.

Hasta allí el productor pasa de percibir un 20% de los beneficios de la cadena de valor a un 60%, lo cual le otorga competitividad y rentas para reinvertir asociativamente en los otros eslabones donde se encuentra el 40% restante de los beneficios de la renta que es el acondicionado, la logística, el transporte y cadena de frío hasta la comercialización en góndola que puede también realizarse asociativamente con escala y organización competitiva.

Como el mercado interno tiene un techo bajo, 40 millones de consumidores para una producción primaria con potencial para alimentar a 400 M/hab., es necesario seguir evolucionando y aspirar a ser proveedor global de alimentos terminados, ya que el mundo los demanda y esa debe ser la aspiración de todo productor argentino. Estos temas hoy están instalados en el Estado como políticas activas mirando al 2020 y eso se ve reflejado en el PEA 2011-2016-2020. Por supuesto que el PEA resulta más amplio y abarcativo en contenido y Cadenas Agroalimentarias que las que pretende trabajar el Inta en este proyecto. 

El total de los envíos cárnicos representa sólo 0,91 Mt. 
El objetivo es crear empresas asociativas de escala competitiva. 
 

Ing. Agr. Mario Bragachini. Especial para INFOCAMPO. 

Ver Indice de Notas Publicadas en Medios Especializados... 

Consultas a Profesionales del PRECOP

 

 

Redes Sociales
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
 

 

INTA EEA Manfredi. Ruta Nac. 9, km. 636. (5988) Manfredi, Córdoba. TE: (03572) 493039 / 493053 / 493058 int. 133
E-mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar - eeamanfredi.ap@inta.gob.ar 

:: Mapa del Sitio ::