Programa Nacional Agroindustria 
y Valor Agregado – Proyecto Integrador 
Procesos Tecnológicos para Agregar 
Valor en Origen en forma Sustentable
Buscar    

Publicaciones --> Gacetillas de Prensa

Agosto 2012

Industrializar la ruralidad - Campo más industria

   

Agregado de valor en origen del sector metalmecánico. Aportes estratégicos al desarrollo local, creación de puestos de trabajo de calidad y apoyo.
Actualidad de la Maquinaria Agrícola Argentina y su futuro a mediano plazo.
Situación coyuntural por efecto sequía y caída de la demanda

 

El sector de maquinaria agrícola y agropartes de Argentina está representado por unas 850 Pymes de más de 10 empleados, de las cuales más de 300 son empresas Pymes agropartistas, o sea que fabrican partes de máquinas agrícolas.

Las 850 Pymes del sector de maquinaria y agropartes representan unos 40.000 puestos de trabajo directos y unos 40.000 puestos de trabajo "prorrateados" que trabajan para este sector, no "full time" al rubro, fabrican componentes como motores, vidrios, neumáticos, filtros, amortiguadores, radiadores, mangueras, retenes, rulemanes, cadenas plásticas, electrónica, radios, sensores, actuadores, monitores, aires acondicionados, aceites y grasas especiales, entre muchos otros componentes; aquí también se incluye al personal de venta y servicios de cada Pyme.

Esto significa que el sector de agropartes y máquinas agrícolas ocupa en el país 80.000 puestos de trabajo distribuidos en un 75% en el interior productivo, un 45% en Santa Fe, un 30% en Córdoba, un 13% Buenos Aires y el 12% restante en las demás provincias del país, constituyendo un rubro estratégico para el desarrollo industrial generando puestos de trabajo de calidad estratégicos para el desarrollo local y regional. Esto se complementa perfectamente con el ordenamiento sustentable de los pueblos puramente agrícolas que al no crecer en demanda laboral tienen pocas alternativas de arraigo y crecimiento con desarrollo local y regional. Los únicos pueblos del área pampeana que crecen con desarrollo son los pueblos que tienen una matriz industrial metalmecánica y/o agroindustrial expresada en parques industriales o parques agroalimentarios donde el municipio y la comunidad ordenan sustentablemente el desarrollo.

La fabricación anual del sector en el mercado interno de máquinas, agropartes y repuestos superó en el año 2011 los 1.600 M/U$S, unos U$S 1.450 (récord) de maquinaria y el resto en repuestos. De ello, aproximadamente unos 750 M/U$S fueron importados entre máquinas, agropartes y componentes y unos 350 M/U$S fueron exportados como máquinas, agropartes y repuestos, o sea que el sector tuvo una balanza comercial negativa de 400 M/U$S en el 2011. Frente a esta realidad de una balanza comercial negativa dominada por una baja presencia en el mercado por los equipos autopropulsados como cosechadoras, tractores y picadoras (en ninguno de estos rubros la industria nacional pasa del 28% de representatividad del mercado local). A nivel de gobierno nacional se tomaron algunas medidas tendientes a revertir paulatinamente esta realidad y ya se están viendo algunas inversiones de marcas importadoras y empresas locales que hacen soplar un viento favorable para la creación de nuevos puestos de trabajo para el sector.

  

Resumen del 2011:

Los datos son aproximados y estimados por INTA PRECOP y Agricultura de Precisión, según informantes calificados y datos estadísticos de varias fuentes.
  

¿Cuáles son las metas del 2020 para el sector de Máquinas y Agropartes?

Está claro que Argentina es un país que pretende pasar del 2012 al 2020 de una exportación de manufacturas de origen agropecuario más commodities o materia prima más biodiesel de 44.000 M/U$S en el 2011 a 100.000 M/U$S en el 2020, pasando de una producción de grano de 100 toneladas a 157 M/U$S y de 4,75 M/T de carne a 8 M/t (todas las carnes), con un aumento sustancial de la cantidad y diversidad de procesos agroindustriales y agroalimentarios realizados en origen. El cumplimiento de esta meta requerirá más máquinas, más tecnología, más innovación, más inversiones, más recursos humanos especializados, más demanda laboral con oficios, más inteligencia tecnológica con información y decisiones estratégicas en el negocio de posicionamiento de la tecnología.

Argentina y este sector deben crecer en número de patentes de innovación y modelos industriales, debemos crecer en diseños comunitarios, en el cumplimiento de normas, en trabajos interdisciplinarios, en normalización de productos y procesos, en nuevos materiales en estudios prospectivos apoyados en demandas globales (innovación y tendencias), en el crecimiento de clúster y cámaras con planes estratégicos a 10 y 20 años.

Todo ello con el objetivo que la mayor cantidad de empresas del sector puedan adquirir la tan ansiada "competitividad global", protegiéndose como empresas argentinas de los vaivenes de la economía local y global, para crecer y desarrollarse más allá de las coyunturas.

Las metas y objetivos del PEA 2020 (Plan Estratégico Agroalimentario) posicionan al sector metalmecánico argentino de alta y baja complejidad frente a un escenario muy alentador de crecimiento de demanda del mercado interno de maquinaria y partes para la producción de alimentos primarios y máquinas de procesos productivos agroalimentarios donde hoy Argentina tiene una balanza comercial de 600 M/U$S negativa (máquinas de procesos agroalimentarios).

En este escenario de crecimiento y desarrollo donde los diferentes actores productivos tienen que hacer el esfuerzo de crecer y desarrollarse agregando valor y horas de trabajo a cada hectárea de producción y a cada tonelada producida de granos y forraje, transformándola con innovación e inteligencia tecnológica es y será muy importante para el desarrollo de la industria agroalimentaria argentina, la metalmecánica, la bioenergía, la electrónica, la de comunicación, la de las normativas de procesos y productos, la trazabilidad, etc.

En este sentido vemos al sector industrial integrado y muy lejos del viejo paradigma "Campo vs Industria". Ahora más que nunca "el campo más la industria", ya que está más unida que nunca con el campo.

La Argentina, líder en agroalimentos y agroindustria en el 2020 el PEA proyecta que seremos un país caracterizado por exportaciones de alto valor agregado por tonelada de agroalimento embarcado, donde el proceso productivo será innovador, creativo, sustentable, económico y globalmente competitivo y donde la renta de ese valor agregado quede en origen, y que a fin de año no sea repatriado a otro país, sino que sea reinvertido en origen en las mejoras de los procesos productivos que originaron la renta.

Para ello se requiere de un nuevo enfoque en la formación de recursos humanos, un nuevo y evolutivo proceso de Ciencia y Tecnología hacia un país agroindustrial y agroalimentario, donde la exportación de materia prima solo sea una herramienta monetaria para obtener recursos que luego serán reinvertidos en desarrollo agroalimentario y agroindustrial en origen. Es necesario que el crecimiento productivo de materia prima sea cada día más sustentable y que el fin sea un crecimiento integral con desarrollo local y territorial inclusivo, equitativo y sustentable.

El campo argentino debe volver a crear trabajo genuino en origen, debe ser motor de procesos agroindustriales y agroalimentarios en origen y ello con la tecnología actual demanda entre 60 y 80% menos horas/hombre/hectárea respecto a 15 años atrás. Esa tecnología posibilita producir materia prima (granos y forrajes) de manera híper competitiva comparada globalmente, dejando en origen la necesidad de integrar productivamente a la producción primaria procesos agroindustriales y agroalimentarios que mejoren la demanda laboral en origen, incluya a más personas y generen más renta, más equidad y arraigo con desarrollo local.

Dentro de este esquema se ve a muchos sectores con posibilidad de crecimiento y el sector agrometalmecánico argentino en el 2020 podrá facturar en todo concepto en el mercado interno más de 2.800 M/U$S y exportar unos 1.000 M/U$S, disminuir un 10% las importaciones por sustituciones de producción nacional, colocando a la importación en 600 M/U$S al 2020, lo que nos daría una balanza comercial positiva de 400 M/U$S. Todo este cambio proyectaría la demanda laboral de 80.000 puestos de trabajo actuales directos, más los indirectos, a unos 117.000 puestos de trabajo.

El nuevo concepto de desarrollo agregará valor a la producción en el interior, donde precisamente tiene una gran implicancia el crecimiento con desarrollo y el ordenamiento territorial. Para eso es estratégica la participación y protagonismo de los intendentes de los 2.280 pueblos y ciudades del interior productivo de Argentina.
  

Resumen del análisis prospectivo del sector de maquinaria y agropartes de Argentina al 2020:

El nuevo rol del municipio requiere de una activa participación de la comunidad local en el ordenamiento territorial donde interactúan organizaciones, cámaras, cluster, federaciones, el estado provincial y nacional, esto significa "industrializar la ruralidad", donde la metalmecánica de alta y baja complejidad sea uno de los sectores estratégicos del desarrollo; donde la industria de maquinaria agrícola y de máquinas de procesos agroalimentarios sean motores del agregado de valor y demanda laboral de calidad que favorezcan el arraigo, generando un crecimiento con desarrollo virtuoso y produciendo efectos como:

    • Industrialización y/o transformación de materia prima en origen mediante procesos innovativos con desarrollo e inteligencia tecnológica local y nacional.

    • Incremento de renta local

    • Redistribución de la renta agrícola en el pueblo (mayor actividad comercial)

    • Empleo genuino (con base local)

    • Arraigo de la población con visión prospectiva

    • Recaudación municipal con reinversión estratégica (ordenamiento territorial)

  
¿Cómo hacerlo?

  • Promocionando las infraestructuras requeridas de manera consensuada con la comunidad (parques agroindustriales, parques agroalimentarios e incluso parques bioenergéticos en los lugares que sea necesario).

  • Potenciando y coordinando servicios de apoyo a la producción.

  • Articulando actores público-privados.

  • Vinculando sistemas educativos y productivos RR.HH. (oficios).

  • Implementando formas asociativas (Pymes, CNG, Consorcios, Cámaras, Cluster, etc.).

 

Para industrializar la ruralidad se debe cambiar el paradigma del "campo versus industria" por el de "campo más industria" y la industrialización debe ser realizada con la mejor tecnología, con procesos amigables con el ambiente, trabajo amigable con las personas, con trabajo local de calidad (arraigo), con la marca argentina, esto nos promocionará frente a un escenario 2020 de una Argentina industrializada con desarrollo local y regional.

La Argentina del futuro está muy lejos de ser considerada "el granero del mundo" con matriz exportadora "comoditizada", el cambio de paradigma requiere pensar prospectivamente en el país del 2030/2040, donde muchos paradigmas se caerán y surgirán otros. Está claro que Argentina está signada como un país de matriz productora y exportadora de agroalimentos elaborados con procesos innovativos y desarrollo agroindustrial local y donde el valor agregado industrial estará incluido en el agroalimento innovativo que el mundo demanda y que Argentina proveerá globalmente1.

¿Qué países demandarán los alimentos argentinos? Los países a los que seamos capaces de demostrarles que los alimentos argentinos son elaborados con procesos productivos sustentables, certificados de inocuidad y calidad nutricional con trazabilidad hasta el destino final, con continuidad de abastecimiento, con precios competitivos elaborados con inteligencia tecnológica argentina. Valor Agregado con relacionamiento técnico/comercial con la mejor tecnología a nivel global.

Argentina en el 2020 producirá agroindustrialmente el equivalente a 600 M/raciones de alimentos, para ese año seremos 45 M/habitantes con un buen nivel de alimentación (plena satisfacción de la demanda local), por lo tanto al menos 8 de cada 10 unidades de materia prima y alimentos serán exportados. Uno de los objetivos del sector de la maquinaria agrícola y agropartes es: Que de los 100.000 M/U$S exportados por Argentina en el 2020 en concepto de Materia Prima, Manufactura de Origen Agropecuario lleven incluido, entre otras cosas, como agregado de valor al menos 1.760 M/U$S de industria de maquinaria agrícola y agropartes de facturación nacional con 93.600 puestos de trabajo genuinos de calidad contribuyendo al crecimiento y desarrollo local y regional sustentable. Industrializar la ruralidad.
 


1 Del 2010 al 2040 la clase media global pasará de 1.000 a 5.000 M/personas, pero lo importante es que 1.500 millones no serán ni de China, ni de Italia, países altamente industrializados que requieren materia prima para industrializar y transformar en alimentos humanos en destino, los nuevos habitantes de clase media (1.500 millones al 2040) serán de países emergentes poco desarrollados en agroindustria y agricultura, por lo tanto generará para Argentina una gran posibilidad de venta de alimentos elaborados.

Aclaración: El sector agrometalmecánico argentino en el año 2012 se encuentra afectado en sus ventas en un 22% en el número de máquinas y un 15% en dólar y eso se debe a un proceso coyuntural provocado por la sequía de la campaña 2011/2012 que provocó una caída de ingresos del sector comprador de máquinas (contratistas y productores genuinos) y también por una oferta híper competitiva de las máquinas agrícolas de Europa y EE.UU. que por encontrarse en crisis venden sus equipos al mundo al costo. La caída de las ventas de máquinas agrícolas argentinas se recuperará en Abril – Mayo 2013 con la nueva cosecha, que según varias estimaciones coincidentes será récord en la producción física y récord en valor por el buen precio internacional de los alimentos, provocado por varios factores pero hoy se debe mayoritariamente a la sequía de EEUU, la más grande de los últimos 50 años.

Por lo tanto, es pertinente hacer todos los esfuerzos que sean necesarios desde los estados municipales, provinciales y nacional para superar los próximos 9 meses sin caída de los puestos de trabajo en el sector de maquinaria agrícola y agropartes. Como buena noticia se pueden mencionar muchas inversiones de proyectos de radicación, ampliación e incremento de puestos de trabajo como John Deere Argentina (tractores, cosechadoras y motores) en Santa Fe, Claas (cosechadoras y cabezales) en Buenos Aires y en Córdoba, Case/New Holland (tractores, cosechadoras y motores) en Córdoba, Agco (tractores, cosechadoras y motores) en Buenos Aires y varios otros proyectos de capitales argentinos con ampliación de sus plantas como lo anunció Vassalli, Pauny y unas cuantas empresas más. Esto muestra que se está apostando al futuro de la industria metalmecánica argentina, pero los próximos meses merecen un tratamiento socio-político de mayor intervención del estado.

Descargar la gacetilla en Formato PDF (1.61 Mb.)

 

Autor:
 
Ing. Agr. M.Sc. Mario Bragachini 
Coordinador del Proyecto INTA PRECOP – Eficiencia de Cosecha, Postcosecha y Valor Agregado en origen.
INTA Manfredi   

 
 

Redes Sociales
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
 

 

INTA EEA Manfredi. Ruta Nac. 9, km. 636. (5988) Manfredi, Córdoba. TE: (03572) 493039 / 493053 / 493058 int. 133
E-mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar - eeamanfredi.ap@inta.gob.ar 

:: Mapa del Sitio ::