Programa Nacional Agroindustria 
y Valor Agregado – Proyecto Integrador 
Procesos Tecnológicos para Agregar 
Valor en Origen en forma Sustentable
Buscar    

Publicaciones --> Gacetillas de Prensa

Junio 2005

¿Cómo disminuir los 1.400 Millones de Dólares/Año de Pérdidas de Cosecha y Postcosecha de Granos en Argentina

Proyecto INTA PRECOP

Argentina presenta un retraso tecnológico en su parque de maquinarias agrícolas, como es por ejemplo el caso de los equipos de cosecha. Argentina presento un mercado muy deprimido en los últimos cuatro años con una venta que llego a su punto más bajo con 560 unidades vendidas en el año 2002, aislándose totalmente de lo ocurrido en el año 2003, con 2.334 máquinas vendidas y del año 2004 con un record en la venta de cosechadoras con 3080 unidades vendidas en dicho año. A pesar de estos dos últimos años record en ventas de cosechadoras, Argentina aún cuenta con un 35% del parque de cosecha conformado por unidades de más de 10 años de edad y 8.000 horas de uso, por lo que para evitar un aumento del envejecimiento tecnologico del parque de cosecha argentino y las consecuentes disminuciones en calidad del servicio de cosecha, harían falta varios años con un nivel de ventas similar al de los años 2003 y 2004, o por lo menos cercano a las 1.400 unidades/año que representa el nivel de ventas ideal, lo que esta muy lejos de la media en las ventas de los años 1999 al 2002, que fue solo de 651 unidades.

Esta falta de equipamiento impide una oferta de servicios de cosecha en tiempo y forma, lo que ocasiona un problema de ineficiencia de recolección que en los ocho principales cultivos de la Argentina representan 757 millones de dólares de pérdida, que con una reposición de cosechadoras ideal y un trabajo de extensión de parte del INTA, puede reducirse en un 20 % esas pérdidas recuperando, 151 millones de dólares por año que representa el 89% del monto anual de la necesidad de inversión en cosechadoras para la estrategia de crecimiento en el sector de granos.

Además de las pérdidas pre y durante la cosecha, en el almacenaje, secado y transporte (Postcosecha), Argentina pierde otros 727 millones de dólares. Como ningún sistema de postcosecha puede mejorar la calidad del grano, en el mejor de los casos puede mantenerla, resulta fundamental iniciar bien el proceso de la calidad final, desde que el grano (alimento), esta almacenado en la planta antes de su recolección mecánica. La calidad final esta condicionada desde la siembra del cultivo, hasta su destino como alimento.

Por los lineamientos con que se manejan las decisiones políticas oficiales, como así también las inversiones productivas del sector privado parecen proyectarse todos los esfuerzos en orientar al país como productor de Agroalimentos, con un protagonismo cada día más importante en el comercio mundial.

En el año 2004 el INTA lanzo a nivel nacional el Proyecto Eficiencia de Cosecha y Postcosecha de Granos (PRECOP), cuyo principal objetivo es la reducción del 20% en las pérdidas cuanti y cualitativas en los procesos de cosecha y postcosecha de granos en Argentina. El proyecto PRECOP apunta operativamente a identificar cuales son los problemas que limitan hoy el desarrollo deseable de la eficiencia en los procesos de perdidas de cosecha y aumento de la calidad de los granos, aportando a los mismos las soluciones en tiempo y forma que permitirán incrementar la competitividad de los sectores involucrados.

  

Problemas, causas y soluciones propuestas por el INTA PRECOP a la problematica de cosecha y postcosecha de granos   

  
1) PROBLEMAS

A) Pérdidas durante el periodo de cosecha

La evolución en la producción de granos en los últimos 16 años en nuestro país (de 14 a 80 millones de toneladas por año), no se ha visto reflejada en la cantidad de equipos de cosecha vendidos por año, lo que provoca la siguiente problemática:

  • Mayor producción de grano: basada en el incremento de productividad y también en el crecimiento del área de siembra, nos llevan a una mayor demanda de equipos de cosecha, dado que la capacidad productiva de las cosechadoras es medida en t/h y no en ha/h (mayor t/ha, menor velocidad y menor ha/h).

  • Menor reposición de cosechadoras: existe un déficit en el nivel de reposición de cosechadoras. La maquinaria de edad avanzada tiene deficiencias en su sistema de corte, trilla, limpieza y traslado, que generan pérdidas de calidad y cantidad en el grano cosechado e ineficiencia en el sistema productivo. A pesar de que en el año 2004 se marcó un record histórico en el nivel de máquinas vendidas, se necesitarían varios años del nivel de ventas del 2004 para evitar que el parque de cosechadoras argentino aumente su edad promedio de 9 años (Tabla 1).

Tabla 1. Detalle del parque de cosechadoras por edad.

  

Las evaluaciones de pérdidas de granos producidas durante la cosecha, son consideradas muy elevadas. Llevadas al plano económico representan una disminución en la producción anual del orden de las 4,6 millones de toneladas (un 5,5 % de la producción bruta), con un valor de 757 millones de dólares/año, para los cinco principales cultivos extensivos del país: Soja, Maíz, Girasol, Sorgo y Trigo (Tabla 2).

En este calculo es importante tener en cuenta los casos de tres cultivos regionales de importancia como son el Maní, el Arroz y el Poroto y más aún teniendo en cuenta que en el caso de estos tres cultivos han visto reducida su área productiva frente a cultivos extensivos más rentables (soja, etc.), con la consecuente reducción en la demanda de mano de obra para sus respectivas provincias y para el país, este valor toma mayor trascendencia.

Tabla 2. Pérdidas de cosecha de los principales cultivos. Fuente: INTA 2005

Hasta aquí solo fueron cuantificadas las pérdidas cuantitativas o sea los granos que por ineficiencia de cosecha quedan en el rastrojo y no ingresan a la tolva de la cosechadora.

También existen pérdidas cualitativas de calidad de los granos cosechados debido a mal tratamiento, por retraso en el inicio de la cosecha, o por alteraciones mecánicas durante el proceso de trilla, separación, limpieza y movimiento de descarga, llegando al proceso de industrialización con materia prima de menor valor industrial, o bien dificultando el proceso de almacenaje, por presentar deterioro mecánico, impurezas, o bien estar afectado por hongos e insectos.

B) Pérdidas durante el periodo de postcosecha

Si bien no existe en el país un registro estadístico que cuantifique las pérdidas de postcosecha, estas se consideran porcentualmente tan altas como en el período de cosecha.

Estimaciones realizadas en nuestro país revelan que las pérdidas físicas y de calidad producidas por incorrecto manipuleo y almacenamiento, por un incorrecto empleo de técnicas de almacenaje en chacra, por insuficiente infraestructura de transporte y puertos, como así también el excesivo gasto de energía en el secado, producen una pérdida total del 6 al 8 % o más sobre la producción de granos.

El total de pérdidas, que representan un volumen mínimo (considerando como mínimo un 6 % de la producción total), de 4,1 millones de toneladas de granos y una gran deficiencia de operación, en el plano económico resultan en un valor aproximado de 712 millones de dólares por año para los cultivos que abarca este proyecto (Tabla 3). Desde luego, no se computa la pérdida por caída de precios por la falta de calidad intrínseca, ya sea alimenticia o industrial, de los granos.

Tabla 3.Pérdidas en el periodo de postcosecha, para los cultivos considerados. Fuente: INTA 2005.

Cultivos

Area cosechada (ha)

Producción (t)

Valor (U$S/t)

Valor producción (U$S)

Pérdidas 6% (U$S)

20% de reducción de las pérdidas (U$S)

Soja

14.700.000

39.690.000

203

8.057.070.000

483.424.200

96.684.840

Maíz

2.180.000

13.936.740

77

1.070.341.632

64.220.498

12.844.100

Girasol

1.800.000

3.097.800

206

639.385.920

38.363.155

7.672.631

Sorgo

572.270

2.605.545

88

228.245.742

13.694.745

2.738.949

Trigo

5.950.000

15.113.000

119

1.795.424.400

107.725.464

21.545.093

Maní

167.473

292.950

520

152.216.820

9.133.009

1.826.602

Poroto

120.525

151.278

180

27.230.040

1.633.802

326.760

Arroz

110.000

689.700

220

151.458.120

9.087.487

1.817.497

Totales

25.202.270

75.577.013

 

727.282.360

145.456.472

  

Frente a un sistema como el que presenta la agricultura argentina, donde faltan camiones para trasladar el cereal de chacra a las plantas de acopio y acondicionado, donde poseemos un excesivo costo del flete en la época de cosecha, hay falta de caminos y rutas para extraer con agilidad los granos durante la cosecha, el productor argentino opto por manejar tranqueras adentro más del 40 % de los granos producidos, realizando su propio almacenaje, el cual no siempre esta bien manejado y con muchas deficiencias de infraestructura. De los 30 millones de toneladas en chacra, 14 o más son almacenados en bolsas plásticas, otros 13 millones de toneladas almacenados en silos y celdas de campaña, mallas de alambre, sin aireación y el resto unos 6 millones de toneladas en plantas de silos con aireación y secado de regular eficiencia.

El almacenaje en silo de bolsas plástica (recordando que para la campaña 2004/05 se planea guardar bajo este sistema un volumen de más de 17 millones de toneladas de grano), realizado sin el asesoramiento correcto, acerca de llenado de la bolsa con eliminación de aire, limite de humedad del grano, según el tiempo de permanencia y la temperatura de almacenaje, puede ocasionar pérdidas importantes de peso hectolítrico y de la calidad del grano almacenado, y si a esto se añaden las pérdidas por rotura de bolsas por condiciones climáticas (granizada), o las roturas por animales (roedores, peludos, etc.), las pérdidas producidas durante la extracción de la bolsa, o las provocadas por el hombre, las pérdidas son importantes y merecerán un especial tratamiento en este proyecto.

En los sistemas de silos de campaña, de almacenaje aeróbico, el productor no realiza un seguimiento correcto del grano, con inspecciones periódicas con medición de la temperatura, descubriendo al extraer el grano del silo los problemas y las pérdidas que se ocasionaron.

Todo este panorama indica que existe más del 40 % del volumen del grano con almacenaje con cierto grado de deficiencia por desconocimiento, falta de capacitación y también de información.

Por otro lado, teniendo en cuenta lo referente al transporte de los granos, los camiones que trasladan el cereal en su gran mayoría lo hacen con cierto grado de pérdida por sobrecarga, agujeros, roturas en la estructura, perdiendo una buena cantidad de grano en el proceso de traslado de chacra al acopio. Luego los camiones al superar en ruta cierta velocidad y al carecer de cubierta la carga con lonas provocan la voladura de granos siendo otra causa de pérdida, sumadas a las disminuciones de calidad, por la falta de limpieza de los camiones graneros, que provocan contaminaciones de granos indeseables y perjudiciales, por lo que aparece como necesario concientizar a los productores, transportistas, y participantes del mercado sobre las pérdidas en esta etapa y la forma de aumentar su eficiencia

Es necesario tomar cabal idea que cada año se registran significativas pérdidas de cantidad y calidad, ocasionadas por condiciones climáticas adversas y por el mal manejo de los granos, tanto durante la cosecha como en el período de postcosecha, lo que representa un total de pérdidas de 1.484 millones de dólares/año (Tabla 4).

Tabla 4. Pérdidas totales de cosecha y postcosecha

  

Valor de las pérdidas (U$S/año)

Cosecha

757.442.196

Postcosecha

727.282.360

Totales

1.484.724.557

   

Causas principales que inciden en los altos niveles de pérdidas de cosecha y postcosecha

En nuestro país existe una tecnología de cosecha y postcosecha que permitiría trabajar con valores de pérdidas muy por debajo de los niveles que expresan las evaluaciones realizadas a campo, pero que aún no ha sido adoptada por los usuarios a causa de:

  1. Desconocimiento de la alta incidencia económica de las pérdidas de cosecha sobre el margen neto de los cultivos. En muchos casos las pérdidas de cosecha superan el 50 % del margen neto del cultivo, y en muchos casos la tecnología propuesta por el proyecto es de costo cero.

  2. Falta de difusión de técnicas de cosecha que permitan evitar pérdidas, correctamente avaladas por ensayos de experimentación adaptativa y por investigaciones realizadas tanto en el país como en el extranjero.

  3. Falta de concientización sobre la importancia económica de realizar evaluaciones de pérdida de cosecha.

  4. Falta de difusión de métodos sencillos de medición, que permitan detectar rápidamente la magnitud de las pérdidas y comparar con los niveles de tolerancia para cada situación y cultivo en particular.

  5. Ausencia de un correcto sistema de contratación del servicio de cosecha que incentive al contratista a reducir pérdidas durante la cosecha.

  6. Desconocimiento de la incidencia económica de las pérdidas de postcosecha que se producen utilizando una tecnología inapropiada.

  7. Poca difusión de técnicas de secado, manipuleo y almacenamiento de granos que permitan evitar pérdidas, avaladas por investigaciones realizadas tanto en el país como en el extranjero.

  8. Falta de concientización sobre la importancia económica de realizar evaluaciones de pérdidas de postcosecha.

  9. Falta de difusión de métodos sencillos de medición, que permitan detectar rápidamente la magnitud de las pérdidas y comparar con los niveles de tolerancias para cada situación y grano en particular. Tampoco existe difusión de métodos rápidos más sofisticados para la evaluación final del producto.

  10. Normas de clasificación inadecuadas en la comercialización de algunos granos lo que impide el incentivo de producir mejor calidad.

  11. Falta de capacitación por parte del empresario rural sobre el manejo correcto de nuevos sistemas de almacenamiento en chacra (silos bolsa, silos de campaña, y celdas).

  12. Falta de trabajos de investigación, desarrollo y generación de tecnologías superadoras, tanto en cosecha como en post cosecha, avaladas con evaluaciones representativas, que permitan ajustar y mejorar el mensaje de extensión con un alto impacto de adopción.

  13. Falta de análisis de inversión sobre la conveniencia de invertir en equipamiento, infraestructura y capacitación en las diferentes etapas de cosecha, almacenaje y transporte de los granos.

  

2) SOLUCIONES:

Posibilidades de revertir la situación

Si en nuestro país pudiéramos reducir en un 50% los valores de pérdidas de cosecha y de post cosecha, igualaríamos los porcentajes de pérdidas de los países tecnológicamente más desarrollados (EE.UU. y Europa), el proyecto de INTA sobre Eficiencia de Cosecha y Postcosecha de Granos (PRECOP), se propone reducir los valores de pérdidas en un 20% en el ámbito de influencia del mismo, tanto en el período de cosecha como en el de postcosecha, por considerar que es un valor que se alcanzará teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • Promoviendo y mejorando la eficiencia de cosecha y postcosecha en las diferentes etapas de cada proceso.

  • Concientizando al productor (el 35 % de los destinatarios de este mensaje), contratista (65 % de los destinatarios de este mensaje) y empresario rural sobre los beneficios reales de elevar el nivel de inversión en equipos de cosecha y postcosecha.

  • Difundiendo información que permita regular a conciencia la cosechadora, cabezales y todos los procesos mecanizados de postcosecha

  • Aplicando prácticas de manejo de cultivo que permitan cosechar en tiempo y forma.

  • Mejorando levemente la infraestructura de acopio actual.

  • Atendiendo la necesidad de información del productor y empresario rural sobre las tecnologías de almacenamiento en chacra.

  • Generando, desarrollando y experimentando soluciones técnicas imnovativas, cuyo producto permita mejorar el mensaje de extensión hacia los fabricantes y usuarios de la tecnología de cosecha y postcosecha, propuesta por el proyecto.

  • Explorando en otros países todo aquello que acelere el proceso de mejora del conocimiento sobre los procesos de cosecha y postcosecha de granos.

Reducir un 20% las pérdidas en cosecha y post cosecha respectivamente (solamente en los 5 cultivos extensivos más importantes, más los 3 regionales de mayor importancia), le significarían al país un beneficio adicional 296 millones de dólares por año.

Dado que cada vez son mayores las exigencias en la comercialización de granos, que deben ser sanos y limpios, sin contaminantes ni materias extrañas, la demanda de calidad debe comenzar en el momento de la cosecha y continuar en la etapa de post cosecha desarrollándola en forma eficiente y fluida.

El mejor camino para reducir las pérdidas de Cosecha y Postcosecha de Granos en Argentina es la capacitación y el trabajo conjunto del productor, el técnico, el contratista, el industria y todos los actores de la cadena agroindustrial de granos en Argentina.

 

RECUERDE QUE LOS GRANOS SON ALIMENTOS, Y DEBEN SER TRATADOS DESDE LA SIEMBRA, LA COSECHA Y HASTA EL FIN DE SU PROCESO INDUSTRIAL COMO TALES.

  

Ing. Agr. MSc. Mario Bragachini
Ing. Agr. PhD. Cristiano Casini
Ing. Agr. José Peiretti
Proyecto Eficiencia de Cosecha y Postcosecha de Granos (PRECOP)
Unidad Ejecutora: INTA EEA Manfredi. Ruta Nacional 9. km 636. (5988). Manfredi. Córdoba.
Tel/Fax: (03572) 493039/53/61
Email: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar 

  

 

 

Redes Sociales
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
 

 

INTA EEA Manfredi. Ruta Nac. 9, km. 636. (5988) Manfredi, Córdoba. TE: (03572) 493039 / 493053 / 493058 int. 133
E-mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar - eeamanfredi.ap@inta.gob.ar 

:: Mapa del Sitio ::