Programa Nacional Agroindustria 
y Valor Agregado – Proyecto Integrador 
Procesos Tecnológicos para Agregar 
Valor en Origen en forma Sustentable
Buscar    

Ensayos

Septiembre 2005

Relevamiento de Pérdidas de Cosecha en Soja en el área de influencia de la EEA Rafaela, Campaña 2004/05

 
Introducción

El 88% de la producción nacional de soja (31.554.252 t), se encuentra concentrada en las provincias de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires. De las cuales, Santa Fe es la más importante con el 29% de la producción nacional, donde se logran también los mejores rendimientos promedios. De la superficie agrícola provincial (4.971.060 ha) los siete departamentos del área de influencia de la EEA Rafaela, ocupan el 32%. Considerando solamente la superficie agrícola de estos departamentos, casi el 74% se concentra en cuatro de ellos: San Martín, San Jerónimo, Castellanos y Las Colonias, donde el 79% de la superficie se destina a soja (SAGPyA, 2004).

A partir del Censo Nacional Agropecuario (CNA, 2002) se determinó la cantidad de cosechadoras en "uso aceptable"(motores con más de 180 HP de potencia y menores de 15 años de antigüedad) propiedad de productores y contratistas por departamentos, relacionando los datos anteriores con estimaciones del área sembrada (SAGPyA, 2004), se obtuvo la relación "superficie sembrada vs. cosechadoras en uso aceptable". Los departamentos con una relación entre 900 y 1000 ha por cosechadora, muestran una tendencia hacia una menor duración de campaña (alrededor de 60 días) y son solamente San Martín y San Justo. Mientras que un departamento tan importante como lo es San Jerónimo, (el de mayor superficie de siembra y producción), es el de mayor riesgo (más de 2000 ha./cosechadora) por la baja cantidad y antigüedad de las mismas. (Giordano, J. datos sin publicar)

La baja reposición de cosechadoras impide una oferta de servicios de cosecha en tiempo y forma, ocasionando problemas en la eficiencia de recolección lo cual ocasiona una pérdida de más de setecientos millones de dólares en los ocho principales cultivos de la Argentina. Considerando sólo el cultivo de soja, las pérdidas de precosecha (naturales), sumada a las de cosecha, representan alrededor de quinientos millones de dólares cada año. Es dable recordar que nuestro país es el principal exportador de aceite y harina de esta oleaginosa, que como tal, todas las actividades que el productor realiza en torno al cultivo son de importancia por ser el primer eslabón dentro de la cadena agroalimentaria (Bragachini y Casini, 2005). Por lo expresado anteriormente es importante realizar evaluaciones de pérdidas de granos y su grado de incidencia económica.

  
Objetivo

Evaluar la eficiencia en cosecha de soja en los departamentos San Jerónimo y Castellanos durante la campaña 2004/05.

  
Materiales y Métodos

Durante la campaña agrícola de soja 2004/05, se realizaron 20 evaluaciones de pérdidas de grano en el período previo y durante la cosecha. En el departamento Castellanos, las de inicio de campaña se realizaron en el mes de marzo (tercera semana) y las fines de campaña durante la primera semana de mayo, mientras que en San Jerónimo fueron realizadas en la tercera semana de abril. El método de evaluación utilizado constó de dos etapas: primero se cuantificaron las pérdidas naturales (precosecha), realizándose un muestreo al azar con cuatro aros de 0,25 m2, donde se recolectaron todos los granos sueltos y de las vainas caídas de las plantas. A continuación durante el paso de la cosechadora, se arrojaron cuatro "aros ciegos" (aros forrados con tela arpillera) de la misma medida que los anteriores. Uno se colocó bajo la cola de la cosechadora y los otros tres se distribuyeron en el ancho de corte de la plataforma. Los granos y vainas con granos recolectados en la parte superior de los cuatro aros correspondió a las pérdidas por cola (sistema de limpieza y separación) y los recolectados debajo corresponden a las pérdidas por plataforma (sistema de corte y captación). Se considera que cada 60 granos de soja (10 g) por m2 equivale a 100 kg/ha, representando además, la tolerancia máxima de pérdidas totales admisibles. El método se repitió tres veces dentro del lote evaluado para la misma cosechadora y los datos se promediaron. Se completó además una planilla con una encuesta sobre: ubicación del predio en cuestión, datos del productor y/o contratista, estado general de la máquina mediante observación directa, cultivo, terreno y condiciones ambientales imperantes en el momento del muestreo.

  
Resultados y Discusión

En el tabla 1 se presentan promedios de pérdidas de cosecha en tres períodos de muestreos.

Tabla 1. Promedio de pérdidas de grano en precosecha (naturales) y cosecha (cabezal + cola) en los departamentos Castellanos y San Jerónimo. Campaña 2004/05.

Departamentos

Rendimiento
kg/ha

Partido
%

Humedad
%

Antigüedad
años

Velocidad
km/h

Pérdidas de granos en kg/ha

Naturales
a

Cabezal
b

Cola
c

Cosech.
b + c

Total
a+b+c

Castellanos

 

Inicio de campaña

4170

11,6

13,4

1,2

6

7,4

70,7

50,6

121,3

128,7

Fin de campaña

3233

6,3

13,6

16,7

6

14,3

66,5

72

138,5

152,8

San Jerónimo

2800

5,2

14,6

19,6

5,5

6,8

78,7

49,3

128

134,8

Promedio general

3197,5

7

14,1

16,1

5,64

8,1

72,5

52,3

124,8

132,9

En la evaluación de inicio de campaña en el departamento Castellanos las pérdidas naturales, si bien son valores relativamente bajos (0,18% del rendimiento), pudieron evitarse adelantando el inicio de cosecha, pues valores promedios de 13,4% de humedad muestran que se esperó el secado natural de los granos antes de comenzar la cosecha. Según acopios de la región no se observó ninguna entrega, con valores iguales o mayores a 16% de humedad en los granos, lo que posiblemente hubiese contribuido a disminuir las pérdidas naturales de precosecha y su incidencia en las pérdidas por plataforma. Un caso preocupante es al final de campaña donde prácticamente se triplican las pérdidas naturales (0,45% del rendimiento), ocasionado no solo por la demora de inicio de cosecha sino también tendrían influencia la escasez de cosechadoras y las múltiples interrupciones por precipitaciones (470 mm en 15 eventos).

En el área evaluada, la duración total de la campaña fue aproximadamente de 85 días, donde se utilizaron diferentes grupos de madurez. En la campaña analizada se pudo apreciar una concentración de fechas de siembra y grupos de madurez, por lo que el intervalo de cosecha aceptable fue desbordado debido al insuficiente parque de cosechadoras para este grado de concentración. Al respecto, Herbener y Marcellino (1992), mencionan que una duración de campaña mayor a 20 días para los grupos V, VI y VII, sembrados en la misma fecha, elevarían las pérdidas naturales y de plataforma a valores muy por encima de la tolerancia.

Las pérdidas por cabezal en la mayoría de los casos están al límite de la tolerancia máxima (74 kg/ha), cuya causa puede deberse a la mala condición de la barra de corte (cuchillas y puntones), denotando una evidente falta de mantenimiento antes y durante la campaña de soja, observado en el 90% de los casos, por desconocimiento de la duración media de sus elementos constitutivos por parte de productores y contratistas.

Normalmente en la cosecha de soja, las pérdidas por cola tolerables (31 kg/ha, según Bragachini y Bongiovanni, 1997), representan un 30% de las pérdidas por cosechadora. Al inicio de campaña en el departamento Castellanos se observaron pérdidas por cola, un 64% superior a lo tolerable, debido posiblemente al buen rendimiento del cultivo (4170 kg/ha) y a la velocidad de trabajo, donde sus sistemas de separación y limpieza (sacapajas), trabajaron al límite. Algo similar sucedió al final de la campaña en este departamento, donde además existe una gran influencia de la antigüedad de las máquinas, superando en 132% a la tolerancia. En el departamento San Jerónimo, a pesar de la elevada antigüedad de las cosechadoras, en comparación al caso anterior, las pérdidas sólo superaron en un 58% la tolerancia, debido posiblemente a los menores rendimientos y a la menor velocidad.

Un común denominador de las pérdidas originadas en las cosechadoras observado en ambos departamentos, radica fundamentalmente en la antigüedad de las mismas y/o cierto grado de obsolescencia. La baja capacidad de trabajo, determinaron la elevada duración de la campaña. En el departamento San Jerónimo el parque de maquinarias evaluado se encuentra integrado en un 61% por cosechadoras con una antigüedad mayor a 15 años, concordante a un análisis efectuado a partir de datos del Censo Nacional Agropecuario 2002, cuyos valores fueron 56,5% para la misma antigüedad de cosechadoras.

El valor total de pérdidas del cultivo puede variar sensiblemente con la actualización del parque de cosechadoras y el cambio de criterio respecto de la humedad del grano al inicio de cosecha.

 
Comentarios Finales

En los departamentos Castellanos y San Jerónimo las pérdidas de grano de soja totales superaron en aproximadamente 30 kg/ha la tolerancia máxima admisible.

Si extrapolamos dicho valor de pérdida sobre la superficie agrícola del área de influencia del INTA Rafaela, representa haber dejado en el rastrojo 51.120 t de soja. Por tanto el sector productivo deja de percibir ingresos genuinos por valor de 27 millones de pesos. Considerando el valor de una cosechadora de Grupo II (capacidad de trabajo real 3,4 ha/h), en aproximadamente $403.200, las pérdidas de granos en el área central representan 67 cosechadoras perdidas todos los años. El hecho de considerar una pérdida semejante durante los próximos 4 años, con la capacidad de trabajo de las cosechadoras de ese grupo, permitiría recolectar casi el 50 % del área de siembra.

  
Bibliografía

  • Bragachini, M.y Casini, C. 2005. Soja Eficiencia de Cosecha y Poscosecha. Manual técnico Nº 3 PRECOP INTA EEA Manfredi.

  • Bragachini, M. y Bongiovanni, R. 1997. El Cultivo de Soja en Argentina. SAGPyA INTA, centro regional Córdoba EEA Marcos Juárez y EEA Manfredi. Coordinación subprograma Soja.

  • Herbener, N. y Marcellino, J. 1992. Incidencia del retraso en el inicio de la cosecha sobre las pérdidas de precosecha y por cabezal. Su influencia en el ingreso relativo del productor. Marcos Juárez (Argentina) INTA, AER Río Cuarto.

  • INDEC – IPEC, 2002. Censo Nacional Agropecuario año 2002.

  • SAGPyA, 2004. Página web. Informes institucionales.

  

Autores:
Ing. Agr. GIORDANO Juan M (mail: giordano.juan@inta.gob.ar )
Ing. Agr. BIANCHI, Enzo D. (mail: ebianchi@rafaela.inta.gov.ar )  

Consultas a Profesionales del PRECOP

 

Redes Sociales
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
 

 

INTA EEA Manfredi. Ruta Nac. 9, km. 636. (5988) Manfredi, Córdoba. TE: (03572) 493039 / 493053 / 493058 int. 133
E-mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar - eeamanfredi.ap@inta.gob.ar 

:: Mapa del Sitio ::