Programa Nacional Agroindustria 
y Valor Agregado – Proyecto Integrador 
Procesos Tecnológicos para Agregar 
Valor en Origen en forma Sustentable
Buscar    

Publicaciones --> Informes Técnicos

Categoría: Misiones Internacionales

18º Viaje de Capacitación Técnica a los EEUU.
Producción de Etanol en EEUU

Ings. Agrs.: Mario Bragachini, Eduardo Martellotto, Axel Von Martín y Andrés Méndez
Coordinadores Técnicos del viaje de INTA Coovaeco a los EE.UU.
 
2º informe parcial del viaje de capacitación técnica, enviado desde EEUU.
29 de agosto de 2008
  

La imagen dorada basada en maíz muestra alguna erosión.

Todos los que invirtieron en etanol asumieron un gran riesgo y hoy toda el área maicera esta cubierta de plantas de etanol (167 plantas de etanol en todo el país).

Esto produjo un cambio muy importante en el mercado y una preocupación alrededor del etanol que hacen que los empresarios se pregunten cuánto más va a durar el buen tiempo de este mercado.

El precio del maíz permanece alto -5,98 dólares/bushel- teniendo buena relación en la rentabilidad de los productores del etanol.

Los productores ganaderos culpan a los productores de etanol por elevar la barrera de los precios de alimentos y el aumento de los precios a los consumidores.

Los que apoyan a la industria del etanol opinan que la oposición está sobrevalorando el impacto del aumento del precio de los alimentos e ignoran otros factores que están dirigiendo el aumento de los precios. El alto precio de los aceites, el mal tiempo o el clima en las naciones exportadoras, pero reconocen que el etanol del maíz no se ve como una solución a largo plazo para lograr una gran independencia de la energía, pero es una transición a más eficientes biocombustibles que a lo mejor no son beneficiarios para los productores que están alimentando las plantas actuales. También reconocen que el explosivo crecimiento del sector del etanol ha contribuido a incrementar la volatilidad del mercado de granos y en la producción agrícola en general.

Esta industria despegó al mismo tiempo que el mundo comenzó a consumir más grano que el que estaba produciendo y también debido al aumento del precio del petróleo. Como resultado se ha ajustado la provisión de insumos, altos precios, mercados impredecibles y hoy el precio de los alimentos está ligado a la demanda de energía.

El departamento de agricultura de Minnesotta dice que no está seguro que se mantenga esta rentabilidad y que sigan habiendo permanentes ganadores.

Para los productores de maíz y otros productores los altos precios de la energía y la ajustada oferta o provisión desde fertilizante a semilla, ha sido causado parcialmente por el boom del etanol, que se ha comenzado a evidenciar en estos momentos. A los productores se les esta exigiendo que vengan con dinero en efectivo para pagar los insumos del próximo año, los acopiadores están complicados con el financiamiento y como si esto no fuera suficiente, la industria tiene que tolerar algunos conflictos políticos.

Los ganaderos dicen que quemando más de un cuarto del maíz que se produce en EEUU se ha contribuido al crecimiento del hambre fuera del país y disminuido los esfuerzos conservacionistas del suelo y del medioambiente.

Dos décadas atrás, Minnesotta comenzaba a subsidiar la producción del etanol producido del cultivo de maíz para promover el desarrollo de las comunidades rurales y para cumplir con los estándares generales de aire limpio y para reducir la dependencia del petróleo importado (EEUU importa el 70% del petróleo que utiliza). A través de estas medidas el programa fue un éxito.

Los subsidios nacionales y estatales han contribuido al record de los ingresos de los productores y han aportado el 10% del combustible que se utiliza en el estado (18 de las 167 plantas de etanol que tiene EEUU están ubicadas en Minnesotta y 4 más están en construcción), haciendo que Minnesotta sea el 4º estado productor de etanol más grande de EEUU.

  

Legislaciones gubernamentales.

La producción de etanol explotó en esta década, después de que se prohibió el MTBE, un competidor del etanol basado en petróleo (prohibido por ser contaminante del agua)

También en esa época el congreso mandó a la legislatura un proyecto de ley que exigía el uso de un mínimo de etanol en el combustible para reemplazar el petróleo.

Quizás el mayor impulso del gobierno para fomentar el etanol basado en maíz fue en diciembre cuando la legislación federal de energía requirió a las empresas americanas mezclar en toda la gasolina del país 36 mil millones de galones de biocombustible para el 2022.

La legislación general del 2005 requirió o exigió la mezcla de etanol y otros biocombustibles con nafta y exigió el uso para este año de 9.000 millones de galones de etanol.

Esa ley sobrevivió cuando la EPA (Agencia de Protección Ambiental), negó un pedido del gobernador de Texas de reducir a la mitad la obligatoriedad de mezclar la nafta con el etanol.

La EPA rechazó el argumento del gobernador que decía que el aumento de la demanda de maíz para biocombustibles ha duplicado el precio del alimento para la industria del ganado vacuno.

El gobernador de Texas y otros autores argumentan que el aumento de la demanda de maíz como biocombustibles es el responsable del aumento de los costos que tienen los consumidores para el precio de las carnes y otros productos alimenticios.

Los precios de los alimentos para los consumidores han subido a una tasa del 8% anual en los últimos 3 meses, es más del triple del promedio de aumento de las últimas décadas.

El año pasado el etanol usó un cuarto de la producción de todo el maíz del país, que es el volumen más grande de la historia y este año se espera un tercio del uso de la producción.

Inicialmente el etanol fue visualizado como una forma de incrementar el precio del maíz y el ingreso del productor, y así poder reducir los excesos de producción de granos de maíz. Pero la aplicación de esta legislación coincidió con el rápido crecimiento de China y de India, lo cual ayudó a empujar los precios de los aceites vegetales a niveles históricos.

La productividad agropecuaria se frenó a medida que las naciones redujeron la investigación.

La caída del valor del dólar también llevó a otras naciones a poder comprar grano americano a precios más bajos, por lo tanto estas naciones no redujeron la compra de grano a EEUU como era lo esperado cuando el precio del maíz subió.

El resultado es la más ajustada oferta de grano a nivel mundial en décadas. Estos altos precios y las crecientes criticas de la industria del etanol por compensar la oferta y demanda de grano.

Uno de los más grandes productores de cerdos del país dice que la ley federal de biocombustibles del 2007 ha sido un desastre. Mientras los productores de cerdos han visto que el precio que ellos reciben creció un 20% en el 2007, los precios del maíz subieron más de un 60% y la harina de soja subió más de un 70%, por lo tanto la industria del cerdo ha tenido una importante reducción en las exportaciones y más de la mitad de los costos de los productores han sido pasados a los consumidores americanos y predicen mayores aumentos en los próximos meses.

Dicen los productores de cerdo que los consumidores americanos van a ser totalmente sorprendidos porque los aumentos podrían ser mas importantes que en los combustibles.

Las estimaciones que hacen los economistas varían ampliamente sobre el impacto que el etanol puede tener sobre los precios del maíz y finalmente en los precios de los alimentos.

La fundación de productores (Farm Foundation Organitation) sin fines de lucro de Illinois, emitió en julio un reporte de la Universidad de Purdue que concluía que los subsidios al etanol contribuían directamente con un dólar al costo del bushel del maíz.

El estudio estima que los altos precios del petróleo han contribuido en 3 dólares el bushel de maíz (50%) incluyendo el incremento de la demanda de la producción del etanol.

El precio del etanol es de 2,4 dólares el galón y el de la gasolina es de 3,05 dólares el galón. Mientras que el etanol sea más barato que la gasolina va a ser una alternativa inteligente para mezclar.

La Asociación de Combustibles Renovables dice que el estudio de la Farm Foundation, prueba que las políticas del etanol han tenido un mínimo impacto en el precio del maíz y los alimentos en los supermercados.

Pero uno de los economistas de Purdue que realizó el estudio describe la situación como más compleja.

Si los subsidios al etanol no hubiesen existido, la industria del etanol probablemente no hubiera despegado hasta que el precio del petróleo no superara los 60 dólares el barril, lo cual ocurrió en el 2005, por lo tanto la producción de hoy no sería tan grande y la demanda de maíz no sería tan alta.

El mismo economista de Purdue advierte que cualquier vuelta atrás de la Ley Federal de los Biocombustibles no produciría una rápida reducción en el precio de los alimentos sin un importante cambio en los patrones de producción.

Las fábricas de etanol están produciendo más biocombustible que el requerido por la ley, y se van a mantener haciendo esto mientras que la diferencia del precio del galón del etanol en relación al de la gasolina produzca ganancias.

Aún si el Congreso eliminara los actuales 51 centavos/galón como subsidio federal al etanol, el cual será reducido a 45 centavos al año próximo, el economista de Purdue estima que va a demorar al menos dos años para que el impacto de esta reducción aparezca en las góndolas.

Otro economista de IOWA State University, ha estimado que el precio del maíz bajaría solamente un 13% este año. Aun si se le quitara el apoyo al etanol y eliminaran las tarifas de importación, salvo que el precio del petróleo caiga sustancialmente.

Las condiciones climáticas pueden tener un gran impacto, sin embargo la industria del etanol podría cantar victoria con el apoyo de la EPA, pero quedan grandes desafíos todavía.

Proyectos de ley han sido introducidos al congreso para reducir los subsidios al etanol. El jefe de las reservas federales el mes pasado sumó su voz a la de aquellos que apoyan la eliminación a la tarifa sobre la importación del etanol y los gobiernos extranjeros han amenazado con protestar al comercio internacional.

Las plantas de etanol han visto disminuido su margen de ganancia y algunas nuevas instalaciones han puesto un párate debido al aumento del precio del maíz.

La situación se tornó aguda en julio cuando las devastadoras inundaciones amenazaron los cultivos impulsando los precios a un récord de más de 8 dólares por bushel del cultivo de maíz.

  

Operaciones demoradas.

La empresa Vera Sur Energy, anunció en junio pasado que podría demorar la construcción de dos plantas de etanol (una en Minnesotta y otra en IOWA).

También en junio otra empresa, la Heartland Etanol, canceló los planes de construir 7 plantas de combustibles alternativos.

Aunque algunas compañías han demorado las operaciones, otras han avanzado.

Nuevas plantas han sido recientemente abiertas y otras están programadas para abrirse en IOWA y Montana, entre otros estados.

La más reciente planta de biocombustibles incluyendo una instalación de demostraciones en Montana está diseñada para utilizar una variedad de fuente de energía no sólo proveniente de maíz.

Un productor de maíz de Minessotta y poseedor de acciones de una planta de etanol que abrió el año pasado a una milla de su campo que también cría cerdos, ve la necesidad de la producción de etanol, pero también está preocupado por el calentamiento del sector rural porque podría producirle una gran pérdida por el aumento de los precios que el mismo colaboró a crear.

El proveedor de fertilizantes de este productor le está diciendo que debe fijar precios para los insumos ahora y este precio debería ser más o menos el doble del precio actual en dólares por hectárea y pagar por adelantado.

El alquiler de las tierras está subiendo.

Para obtener financiación el productor tiene que vender a futuro la próxima cosecha, teniendo una gran ganancia en los precios. "Los insumos están por el techo", no se conoce como va a ser el precio de la semilla el próximo año.

El precio del alquiler no se conoce y los productores están moviendo más insumos del que nunca antes hayan movido, mientras que los márgenes no son mayores porque justamente el costo de los insumos ha crecido.

Sumado a la incertidumbre, el etanol de maíz no parece ser la solución a los problemas de energía a largo plazo. Pero la tecnología que producirá combustible de otras fuentes (pastura natural "Swith grass") o residuos de producción animal, o chip de madera, están siendo vistos como fuente productora de mucha mayor energía, mientras consumen menos agua y necesitan menos insumos (fertilizantes, petróleo, gas natural durante su producción).

Otras empresas, están tratando de asegurar que las actuales plantas tengan un mejor rol en la próxima generación. También reconocen que el etanol es uno de los factores en el aumento del costo de los alimentos para la ganadería, pero han sido injustos cargándole tanto solamente a está industria.

Una sequía de muchos años en Australia por ejemplo, también ha sido un importante factor en elevar los precios de los alimentos.

Los productores de cerdo querían que el maíz estuviera más barato porque esto es el mayor costo en la producción de cerdos. Pero otros productores de cerdos no tienen simpatía por los inversores que están en el negocio del etanol y tienen una gran preocupación que la economía del campo está entrando en un ciclo explosivo. Si se toman decisiones basadas en los subsidios federales es una decisión riesgosa que hay que asumir.

  

Medidas de apoyo al Etanol.

El apoyo federal a la industria del etanol data de 1970 cuando EEUU comenzó a buscar alternativas a la importación de los combustibles. Los principales apoyos son:

1- Créditos impositivos: para hacer más afrontable el etanol, el gobierno federal otorga 51 centavos por galón de crédito fiscal por mezclar el etanol al combustible (el subsidio caerá el año próximo de 51 a 45 centavos).

2- Legislación de uso: desde el 2007 la ley de energía obliga a que se vendan y se utilicen 9 mil millones de galones de biocombustibles, no todo en el 2008 tiene que ser etanol de maíz y para el 2022 la cantidad de obligatoriedad asciende a 36 mil millones de galones.

3- Tarifas: para estar seguros que los competidores extranjeros no interfieran competitivamente con los productores de etanol de EEUU o que obtengan los beneficios del crédito fiscal, el etanol importado está sujeto a un arancel de 54 centavos por galón.

La Asociación de Combustibles Renovables, el grupo dedicado al etanol apunta a que la industria del petróleo y otros sectores de otras energías también estén subsidiados.

  

Datos complementarios.

Aumento de la producción de etanol:
Impulsado por el precio de la nafta y la política gubernamental, la producción de etanol americano creció rápidamente en esta década.
En 1999 había 50 plantas y en el 2008 hay 167 plantas de etanol.

Plantas en construcción:
1999 había 5 plantas.
2008 hay en construcción 35 plantas.

Capacidad de producción de etanol en billones de galones por año:
1999: 1,7 billones de galones por año (1.700 millones de galones/año)
2008: 9,9 billones de galones por año (9.900 millones de galones/año)

Estados donde hay plantas de etanol:
1999: 17 estados tenían plantas de etanol
2008: 24 estados tienen plantas de etanol

   

Autores:
Ings. Agrs.: Mario Bragachini, Eduardo Martellotto, Axel Von Martín y Andrés Méndez 
Coordinadores Técnicos del viaje de INTA Coovaeco a los EE.UU. 
29 de agosto de 2008

  

Consultas a Profesionales del PRECOP

 

 

Redes Sociales
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
 

 

INTA EEA Manfredi. Ruta Nac. 9, km. 636. (5988) Manfredi, Córdoba. TE: (03572) 493039 / 493053 / 493058 int. 133
E-mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar - eeamanfredi.ap@inta.gob.ar 

:: Mapa del Sitio ::