Programa Nacional Agroindustria 
y Valor Agregado – Proyecto Integrador 
Procesos Tecnológicos para Agregar 
Valor en Origen en forma Sustentable
Buscar    

Publicaciones --> Informes Técnicos

Categoría: Postcosecha

Preparándose Para Almacenar la Cosecha Gruesa 2011. 
La planificación de actividades y el conocimiento de los riegos son fundamentales para minimizar las pérdidas de calidad y cantidad granos.

Según diversas fuentes de organismos oficiales y las bolsas de cereales, las condiciones climáticas durante la primavera y verano han determinado excelentes rendimientos en una gran proporción de la zona productora del país. Como consecuencia de ello se espera que la próxima cosecha gruesa (soja, maíz, sorgo y girasol) alcance o supere las 85 millones de toneladas.

La abultada cosecha permite anticipar algunos inconvenientes de logística, tales como dificultad para contratar máquinas trilladoras, dificultad para contratar fletes y disminución en la capacidad de recepción de los acopios, entre otros. El pronóstico del tiempo indicaría que estamos frente a un otoño más húmedo que lo habitual, por lo que una importante proporción de la cosecha se deberá levantar con humedades por encima de las recomendadas para un almacenamiento seguro, especialmente en el caso del maíz. Es por ello que en esta campaña será de fundamental importancia la puesta a punto del sistema de manejo de grano húmedo y sobre todo del sistema de secado.

En vista de lo expresado anteriormente el proyecto INTA-PRECOP: Eficiencia de poscosecha considera importante realizar las siguientes recomendaciones en preparación a la próxima cosecha gruesa:

Los productores deberán tener en cuenta que la cosecha de grano húmedo implica afrontar gastos extras de secado. Un relevamiento en diversas plantas de acopios y cooperativas indica que las tarifas de secado están en promedio en 9 pesos por tonelada y por punto de humedad removido (rango entre 8,5 y 11 $/t/pto humedad removido). Dejar secar el grano a campo es una opción para minimizar el costo de secado, pero a expensas de afrontar mayores pérdidas de precosecha en el lote. Por lo tanto, a los fines de decidir el momento óptimo de cosecha, se recomienda prestar especial atención al pronóstico del tiempo y a las enfermedades de fin de ciclo.

El INTA PRECOP: Eficiencia de Poscosecha desarrollo una herramienta que permite calcular los costos de secado personalizados para cada tipo de operación. Esta herramienta se encuentra disponible en la siguiente dirección: http://www.inta.gov.ar/balcarce/precop/herramientas.htm 

La recepción de la cosecha en los acopios estará determinada en gran medida por la capacidad de secado (especialmente en maíz), ya que los acopios pueden manejar una porción limitada de grano húmedo. Se recomienda a los productores coordinar con los acopios la recepción de granos con excesiva humedad para evitar demoras inesperadas en la descarga de los granos.

Otros costos relevados en acopios y cooperativas son los siguientes

Concepto

Promedio

Rango

Secado ($/t/punto de humedad)

9

8,5-11

Paritaria ($/t)

9

9-11

Zaranda ($/t)

10

8-12

Ventilación ($/t)

10

9-19

Fumigación ($/t)

11

10-22

Mezcla ($/t)

10

8-19

Almacenamiento en bolsas

En el caso del almacenamiento en bolsas se debe tener en cuenta que la humedad de almacenamiento segura es la humedad de recibo del grano. El almacenamiento de grano húmedo en la bolsa debe considerarse estrictamente temporario, sobre todo con humedades de maíz por encima de 17% y soja por encima de 14%. Si se desea almacenar soja para semilla conviene que la humedad sea de 12,5% como máximo. A su vez, se recomienda realizar un análisis de poder germinativo inicial, y seleccionar como soja para semilla a aquellas bolsas cuyo poder germinativo sea superior a 95%. Las bolsas se deben ubicar en lotes altos, preferiblemente con cierta pendiente para evitar el anegamiento temporario luego de una lluvia torrencial. No armar la bolsa sobre rastrojo, ya que rompe la cubierta plástica favoreciendo la entrada de agua. Extremar los cuidados en el cierre de la bolsa y reparar toda rotura en la misma. Ubicar las bolsas de a pares y dejar una calle cada dos bolsas para facilitar la extracción de granos en caso de ser necesario. Anotar en la bolsa la calidad (fundamentalmente humedad) del grano embolsado. Realizar el monitoreo de la bolsa en base a la medición de dióxido de carbono para detectar tempranamente cualquier incremento en la actividad biológica.

Aireación

En caso que los productores decidan cosechar húmedo y realizar almacenamiento temporario a campo es importante considerar que el grano húmedo respira intensamente produciendo calor y consumiendo las propias reservas del grano afectando su calidad.

Ante este panorama es importante recordar las capacidades y limitaciones de los sistemas de aireación de los silos para manejar grano con diferentes condiciones. Por ejemplo, para enfriar grano seco se requiere un caudal de aire relativamente bajo, a razón de 0,1 m3.min-1.t-1 (metros cúbicos de aire por minuto y por tonelada de gano almacenado). Sin embargo, si se requiere mantener en buenas condiciones grano húmedo a la espera de ser secado (ej. maíz a 18%), o extraer un punto de humedad al grano en un tiempo razonable (maíz a 16% o soja a 15%), evitando el dañado por hongos (acondicionamiento por humedad) el caudal de aire requerido es de 2 a 5 veces superior (aireación reforzada). Finalmente, si lo que se desea es secar en silo (bajar 3 o más puntos de humedad) se requieren caudales de aire diez veces superiores a una aireación de mantenimiento (1 m3/min .t), un sistema de distribución de aire bien dimensionado (conductos), quemador y un controlador automático del sistema. Además, el secado en silo es un proceso lento que dura varias semanas, por lo que normalmente no se adapta a la logística de un acopio. Cabe la mención que el INTA está desarrollando un silo secador (en conjunto con empresas privadas) orientado básicamente al secado de granos con valor diferencial (cultivos especiales: maíz pisingallo, semillas, maíz para industria, etc). El INTA ha desarrollado una aplicación disponible on-line de acceso libre y gratuito (los usuarios deben registrarse previamente) que permite dimensionar y seleccionar ventiladores de aireación para silos y celdas. Dicha aplicación se llama "AireAr" y está disponible en el siguiente sitio: http://online.inta.gov.ar:8080/aireAr/login.jsp

Aireación de grano seco

La aireación de grano seco se utiliza fundamentalmente para mantener la temperatura de la masa de grano lo más baja posible, minimizando de esta manera el desarrollo de hongos, pero fundamentalmente de insectos. Si la temperatura de la masa de granos se mantiene por debajo de los 15°C los insectos plagas de los granos almacenados no se pueden desarrollar. La recomendación del uso de aireación para grano seco es seleccionar las horas más frescas, generalmente por la noche, y tratar de llevar la temperatura de la masa de granos por debajo de 15°C. En algunas localidades, por cuestiones climáticas, convendrá primero bajar la temperatura a 18-20°C en el primer ciclo de aireación, y luego, ya entrado el otoño, realizar un segundo ciclo para bajarla por debajo de 15°C. Durante el invierno, si el almacenamiento se prolonga en el tiempo, conviene realizar otro ciclo de aireación para bajar la temperatura a 8-10°C y luego sellar la boca del ventilador (evitar el efecto "chimenea" de calentamiento paulatino del grano). El proyecto INTA-PRECOP: Eficiencia de Poscosecha desarrollo un controlador automático económico de aireación que se puede construir y operar con suma facilidad. En el siguiente enlace se puede acceder al manual de construcción y operación del mencionado controlador: http://www.cosechaypostcosecha.org/

Mantenimiento de grano húmedo previo al secado

Si se necesita almacenar grano muy húmedo (ej. maíz a 18% de humedad) hasta que pueda ser secado en una secadora de alta temperatura, entonces se debe contar con una aireación reforzada (0,5 m3.min-1.t-1). En este caso la aireación se debe utilizar de manera permanente, sin importar la condición climática. Esto es así porque el grano húmedo respira muy intensamente, generando calor y estropeando la calidad del grano. La aireación continua permite mantener la temperatura del grano en valores cercanos a la temperatura ambiente, preservando la calidad del grano hasta que pueda ser secado. Conviene resaltar que esta situación no se puede prolongar en el tiempo más allá de tres semanas.

Acondicionamiento por humedad

Un sistema de aireación reforzado pude extraer un punto de humead en menos de un mes, permitiendo el almacenaje seguro del grano. Por ejemplo, si cosechamos maíz a 15,5 % de humedad y lo almacenamos en un silo con un aireación reforzada de 0,5 m3.min-1.t-1 es posible reducir su humedad a 14,5 (humead de recibo) antes de que los hongos empiecen a desarrollarse y dañar el grano. Para lograrlo es importante que el ventilador este encendido la mayor parte del tiempo hasta reducir la humedad. Solo habría que apagarlo cuando la humedad relativa ambiente sea superior a 80%.

Descorazonado

Para el manejo de grano húmedo con aireación es fundamental maximizar el caudal ofrecido por el ventilador y asegurarse que la distribución del aire en la masa de granos sea uniforme. En este sentido es recomendable practicar el descorazonado del silo. Esta técnica consiste en extraer aproximadamente el 3% del grano contenido en el silo lleno (invertir el "copete") y de esta manera eliminar la columna central de grano en la que normalmente se concentra el material fino que entorpece el paso del aire, facilita el desarrollo de insectos, hongos y toxinas. El grano descargado puede ser pasado por la limpieza y regresado al silo o enviado para la venta, pero nunca se debe recircular porque no tiene efecto la práctica del descorazonado.

Monitoreo

Es importante reconocer que almacenar grano húmedo representa una situación de riesgo, por lo que estos granos deben ser monitoreados regularmente. El monitoreo consiste en inspecciones visuales de las instalaciones de acopio para detectar cualquier gotera o filtración de humedad en la estructura. Siempre que sea posible, se debe caminar por la superficie del granel para observar encostramiento o desarrollo insipiente de hongos (tomar los recaudos de seguridad necesarios). Utilizar el olfato para detectar olores que evidencien descomposición del grano, ya sea en el espacio aéreo del silo, o en el aire servido del sistema de ventilación. Utilizar termometría para detectar focos de calentamiento en la masa de granos y para monitorear el avance del frente de enfriamiento. Es importante señalar que las oleaginosas son menos tolerantes al almacenamiento con humedad por lo que requieren más atención. Cuanto antes se detecte un problema, más rápido se puede actuar y menor será la pérdida. Si el problema se detecta tempranamente se puede intentar una primera alternativa de solución, utilizando aireación de manera continua hasta restablecer las condiciones normales de almacenamiento. Si la aireación continua no fuera efectiva entonces se deberá transilar la mercadería para "romper" el núcleo de calentamiento.

Secado

Las secadoras funcionan más eficientemente (menor consumo y mayor capacidad de secado) cuando se las trabaja a "todo calor". En esta modalidad el grano sale caliente (40-45°C) y con un punto de humedad por encima de la humedad final. El grano caliente y húmedo se traslada a un silo con aireación reforzada para su enfriado y secado definitivo. Se deben tomar precauciones para evitar la condensación de humedad en el techo del silo a través de la instalación de adecuadas bocas de venteo y el agregado de ventilación forzada (extractores). Consultar al fabricante de la secadora para operar la misma en la modalidad "todo calor".

Una estrategia para hacer más eficiente el proceso de secado consiste en segregar el grano de acuerdo a rangos de humedad, como por ejemplo 14,5-17%, 17,1-20%, 20,1 o más. El grano correspondiente al primer rango de humedad puede ser manejado a través de mezclas con grano sobresecado (si es que hay disponible). No se recomienda la mezcla de lotes de granos con diferencias de más de 3 puntos porcentuales de humedad. Los lotes de granos correspondientes al segundo rango de humedad pueden secarse en una sola pasada, y los correspondientes al tercer rango de humedad deben secarse en dos o más pasadas. Además, extraer más de 5 puntos porcentuales por hora resulta en pérdidas de calidad e incrementos en el consumo energético.
 

Desde el proyecto INTA-PRECOP: Eficiencia de Poscosecha les recordamos que la calidad de los granos debe cuidarse no solo para evitar pérdidas monetarias, sino también porque los granos constituyen la base alimentaria de la población y son además insumos de procesos industriales que resultan en el agregado de valor a la producción primaria, con importantes beneficios para toda la sociedad.
 

Para mayor información o consultas dirigirse a:
 
bartosik.ricardo@inta.gob.ar 
Ing.Agr., Ms.Sc., Ph.D. Ricardo Bartosik Coordinador Nacional Proyecto INTA-PRECOP: Eficiencia de Postcosecha 
EEA INTA Balcarce 
cc. 276 (7620) Balcarce
Pcia. de Bs.As. 
te: 02266-43-9100 int. 718 

Páginas web: 
http://www.cosechaypostcosecha.org
 
http://www.inta.gov.ar/balcarce/info/indices/tematica/agric/posco/gral.htm
 

  

Autores:
Ings. Agrs. Ricardo Bartosik, Diego de la Torre, Leandro Cardoso, Juan Rodríguez

Consultas a Profesionales del PRECOP

    

Redes Sociales
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
 

 

INTA EEA Manfredi. Ruta Nac. 9, km. 636. (5988) Manfredi, Córdoba. TE: (03572) 493039 / 493053 / 493058 int. 133
E-mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar - eeamanfredi.ap@inta.gob.ar 

:: Mapa del Sitio ::