Programa Nacional Agroindustria 
y Valor Agregado – Proyecto Integrador 
Procesos Tecnológicos para Agregar 
Valor en Origen en forma Sustentable
Buscar    

Publicaciones --> Informes Técnicos

Categoría: Maquinaria

Análisis de situación del Mercado de la Maquinaria Agrícola y Agropartes de Argentina.

    

Ing. Agr. M.Sc. Mario Bragachini 
INTA E.E.A. Manfredi
 Septiembre de 2012
 

El mercado interno de Maquinaria Agrícola Argentina que en el 2011 fue récord con 1.450 M/U$S, en el 2012 será de 1.300 M/U$S por efecto de la sequía que redujo en un 40 a 50% la capacidad de compra en aquellos actores que compran máquinas en la Argentina que son los productores genuinos (pequeños, medianos y grandes), los contratistas de siembra, pulverización y cosecha y aquellos productores que alquilan campos y son grandes pero siembran con máquinas propias.

Los pooles de siembra no compran máquinas y frente a una mala campaña quiebran y como son fideicomisos los acreedores ven dificultad para cobrar, los dueños de los campos que alquilan sus tierras no compran máquinas y se llevan el 45% del bruto y el gobierno otro socio que por tributo percibe el 20% promedio del bruto, tampoco compra máquinas. ¿Por qué el 20%? Porque el impuesto es a las exportaciones de ciertos productos y no al mercado interno de comodities.

Los estados locales, provinciales y nacional deben entender y atender necesidades del sector frente a un año complicado, pasarlo de la mejor manera sin perder puestos de trabajo porque el problema es coyuntural y frente a los buenos pronósticos de cosecha récord en el 2012/2013 (110 M/t), será el 2013 el año de la recuperación del mercado de la Maquinaria Agrícola, pero ello recién se vislumbrará a partir de marzo/abril/mayo de 2013.

Con el crecimiento del precio de los granos y la aparición de mejores líneas de crédito de la banca pública y privada, el mercado tuvo un leve repunte en los últimos 2 meses, al menos en algunos equipos autopropulsados; esto contribuye a preservar los puestos de trabajo en el sector.

La Maquinaria Agrícola Argentina en los últimos años ha crecido en forma muy importante pasando de un mercado interno piso en el 2002 de 340 M/U$S donde se exportaba solo 30 M/U$S y se importaba 115 M/U$S a un mercado interno en el 2011 de 1.450 M/U$S con una exportación de 260 M/U$S (con más de 90 empresas exportadoras y 30 países destinatarios) y una importación todavía alta de 630 M/U$S, dejando una balanza negativa de 370 M/U$S. El proceso de lenta sustitución de importaciones y de pasaje de una balanza negativa a 400 M/U$S positiva en el 2020 se logrará mediante radicación de fábricas (hoy importadoras) en Argentina, esto permitirá mejorar las exportaciones, dejando las importaciones al nivel actual y tecnológicamente lo que es imposible de fabricar en el país se seguirá importando como corresponde en un país de políticas inteligentes. Nunca en Argentina la importación de bienes de capital estuvo cerrada (ver cuadro 1 donde en el 2011 se importaron más de 630 M/U$S de maquinaria agrícola); se dispusieron medidas excepcionales frente a una crisis global a partir de 2008 que ocasionó caídas de ventas en los mercados globales, con lo cual las empresas multinacionales dispusieron ofertas de productos a precio damping que perjudican la competitividad de la industria local que se rige por un costo argentino con recuperación del salario real que todo país en desarrollo debe fomentar.

 

Evolución de los últimos años y análisis prospectivo del Mercado Interno y Exportaciones del sector de Maquinaria Agrícola y Agropartes de Argentina.

AÑO

2002

2011

2012

2014

2020

Mercado total del país M/U$S

340

1.450

1.300

1.750

2.230

Venta Producción Nacional M/U$S (mercado interno)

225

810

800

1.250

1.360

Importaciones M/U$S

115

630

500

500

600

Exportaciones M/U$S

30

260

260

350

1.000

Balanza Comercial M/U$S

-85

-370

-240

-150

+400

Puestos de trabajo genuinos directos más indirectos

35.000

90.000

90.000

95.000

117.500

Facturación total del Mercado Interno, Mercado Nacional más Exportaciones (M/U$S)

255

1.080

1.060

1.600

2.630

Cantidad de países donde se exporta

12

32

30

30

35

Cantidad de empresas que exportan

15

100

95

100

150

Fuente: Estimaciones de INTA Manfredi

  

"Caracterización y análisis del sector Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de mediana y alta complejidad"

Composición de Pymes del sector: 90.000 puestos de trabajo directos + indirectos

  • 850 empresas con más de 10 empleados (120 terminales con 40% de la facturación)

  • 290 agropartistas (35 a 40% de la facturación)

  • 17 de Agricultura de Precisión (alta complejidad

 

Facturación Nacional total de Maquinaria y Agropartes 2011
 
Maquinaria  760 M/U$S
Repuestos, otros  60 M/U$S
Exportación  260 M/U$S

Total 

1.080 M/U$S

 

Mercado Interno de Maquinaria 2011 
 
Industria Nacional  820 M/U$S
Importado  630 M/U$S

Total 

1.450 M/U$S


El saldo negativo de la balanza comercial de Maquinaria Agrícola y Agropartes de Argentina en el 2011 fue de: 630 – 260 = 370 M/U$S

El sector de la maquinaria agrícola y agropartes de Argentina creció y mucho en los últimos 10 años y el crecimiento fue cuantitativo y cualitativo, aportó nuevos diseños, modelos y mucha inversión en tecnología de procesos productivos. En cuanto al producto lo que más creció es en el desarrollo de empresas de equipos electrónicos de automatismo y controles de comunicación y navegación satelital, equipos para Agricultura de Precisión e inteligencia mecánica y electrónica mediante software específicos. En cuanto a procesos se mejoraron mucho los procesos de pintura, mecanización de piezas y componentes, corte y plegado de chapa, láser y máquinas de mecanización Control Numérico, en soldadura es común utilizar robots y también se mejoró mucho la planificación de procesos, los controles de calidad y la aplicación de las normas que lo rigen. Mucha e inteligente inversión en los procesos de fabricación, lo cual paulatinamente nos coloca en mejor posición frente a la competitividad sistémica.

 

Perspectivas futuras del parque de maquinaria respecto al tamaño, la tecnología que van incorporando y su capacidad de trabajo.

La Maquinaria Agrícola Argentina seguirá creciendo en tecnología y tamaño a un ritmo paralelo a los mejores y más desarrollados países del mundo.

Como ya se mencionó, el mercado interno se reactivará en el 2013, las exportaciones crecerán por parte de la industria nacional y por otra parte de las multinacionales de reciente radicación en el país, las importaciones se mantendrán en sus valores de 600 M/U$S, decrecerán los productos terminados y crecerán las agropartes que serán ensambladas en el país. Se avisora un buen futuro para el sector en el 2013 y 2014.

 

TENDENCIAS TECNOLÓGICAS

Es evidente que las cosechadoras ya pasaron la barrera de los 10.000 litros de capacidad de tolva, de 12 metros de cabezal sojero/Draper, de 22 hileras de maíz en cabezal, de 400 CV en el motor y con rodados de carcasa radial más anchos y altos en sus neumáticos individuales y más altos o sea de mayor diámetro en neumáticos duales.

El neumático dual permitirá trasladar máquinas cosechadoras sobre camiones al quitar una de ellas y para máquinas grupos 9, 10 y 11 se prevé un leve crecimiento de la banda de caucho tipo CAT y otras.

Es evidente que los acoplados tolva tendrán que tener idéntico crecimiento en su capacidad y en el diámetro, el ancho y en la carcasa radial de sus neumáticos.

En tractores también se crecerá en transmisiones 4x4 asistido hasta 250 CV y de mayor potencia ya articulados, todos con buena asistencia hidráulica y equipamiento con neumáticos radiales en su sistema de rodamiento, tracción y contacto con el suelo.

La capacidad de trabajo de las sembradoras crecerá por velocidad de siembra, autonomía (tanque único air dril en grano fino y grueso), distribuidores neumáticos de semilla para maíz y girasol, asistencia hidráulica/neumática para presionar los cuerpos de siembra buscando mejorar la uniformidad de profundidad de semilla; neumáticos radiales de alta flotación y resistentes a las cañas de maíz y palos de soja entre otras cosas, siendo la fertilización líquida con nutrientes arrancadores los que incorporen las sembradoras en un futuro.

En pulverizadoras el mercado interno seguirá demandando el 90% de las máquinas autopropulsadas de 28 a 36 metros de ancho de barral con auto nivelación, tanque de más de 3.000 litros y suspensión neumática, seguramente con transmisión hidrostática en un alto porcentaje, motor delantero en la gran mayoría de las máquinas del futuro o bien otra disposición de motor que permita ubicar el tanque en el centro de gravedad de la máquina logrando estabilidad permanente, motores de potencia mayor de 150 CV. Aparecerán nuevos materiales como fibra de carbono y aluminio en los barrales y nuevos sistemas de boquillas para diferentes necesidades de aplicación. Se generalizará el uso de la pulverizadora como aplicadora de fertilizante líquido, ya no solo nitrógeno, sino también fósforo y otros nutrientes como por ejemplo azufre.

En todos los casos de pulverizadoras autopropulsadas se requerirá neumáticos radiales de gran diámetro, más de 42 pulgadas en su gran mayoría.

Crecerá la demanda de equipos forrajeros para obtener henos de calidad, como ser segadoras de discos con acondicionador, rastrillos por TDP (toma de potencia), rotoenfardadoras con y sin cortadoras de fibra y enfardadoras gigantes, equipos de manejo mecánico de fardos, etc.

También crecerá la demanda de picadoras con sistemas eficientes de quebrado de grano de maíz y sorgo, acoplados forrajeros compactadores, embolsadoras de silo de 10 y 12 pies de diámetro, embolsadoras de grano húmedo con quebrador de 6 y 9 pies, acoplados mixer para tambos con tratamiento de fibra y para feed lot con alta eficiencia de mezclado; y como los sistemas de producción de leche y de carne van definitivamente al encierre de los animales (estabulados), aparecerá la necesidad de las máquinas de manejo de los efluentes sólidos y líquidos (estiércol y orina), estercoleras de sólido y líquido de buena uniformidad de aplicación del fertilizante orgánico y en algunos casos con dosificación variable por ambiente.

Crecerán las fertilizadoras de sólido al voleo autopropulsadas para aplicar fósforo y enmiendas correctivas de PH del suelo.

En las zonas donde exista agua para riego en cantidad y calidad y sea el riego por aspersión tipo pivot o avance frontal la máquina de riego, los efluentes animales y el fertilizante orgánico serán aplicados con la máquina de riego con picos especiales.

En todas las máquinas se podrá observar el tema de avance del sistema de autoguía satelital en tractores, cosechadoras y pulverizadoras y también en otros equipos autopropulsados. En cosechadoras el tema de monitores de rendimiento con GPS y mapeo de rendimiento vendrá con nuevos y más amigables software. En siembra y pulverización el autoguía y el equipamiento de dosificación variable de semilla y fertilizante líquido y sólido en siembra; en pulverizadoras el equipo de dosificación variable de fertilizante y agroquímico, las fertilizadoras de sólido también tendrán autoguía y sistema de dosificación variable VRT. Aparecerán los tractores, cosechadoras, sembradoras, pulverizadora con sistemas de trabajo sin conductor, 2 ó 3 volantes en el lote y un solo operario, casi como un centro mecanizado en la industria, una máquina programable con asistencia de un operario calificado en este caso observando en el lote.

Seguramente veremos generalizado en el futuro cercano lo que hoy es novedad, la transmisión de datos por señal de celular (GPRS) a una web, o sea que las máquinas y sus monitores están conectados a una web para observar en tiempo real el trabajo en el campo para alertar y controlar. También las máquinas enviarán señal de alarma por celular, como por ejemplo un mensaje que indique que la máquina está trabajando fuera de norma. Aparecerán los NIRS para evaluar calidad de grano en cosechadoras, esto permitirá segregar calidad a nivel de lote.

También las máquinas agrícolas con asistencia de automatismo y grabación de registro de operaciones serán estratégicas en los procesos de trazabilidad y certificación de procesos productivos al agregar valor en origen a la producción y luego acceder a mercados internacionales con alimentos de consumo humano directo que requieren certificación de procesos y productos.

 

Información precisa y capacitación al propietario y usuario de las máquinas.

Está claro que el productor argentino genuino tiene buenos conocimientos sobre cómo regular y calibrar una cosechadora, sembradora, fertilizadora y pulverizadora, pero el productor genuino hoy solo actúa en el 35% en la cosecha, 30% en la pulverización y en un 40% en la siembra, en el resto del área está presente prestador de servicio (contratista) y generalmente tiene buenos conocimientos sobre el manejo correcto de las máquinas, pero muchas veces no es ayudado para un eficiente trabajo por el sistema de contrato que realiza con el dueño de la semilla, el fertilizante, el agroquímico o el dueño del lote a cosechar, dado que recibe un valor por hectárea trabajada independientemente de la calidad evaluada del trabajo, Frente a esta realidad el contratista está obligado económicamente a realizar el trabajo con alta velocidad, o sea rápido, apurado, por lo tanto el productor que contrata el servicio debería tener en cuenta la tecnología ofrecida, pero también la calidad del trabajo que realiza, este cambio de condición de contrato es una evolución que Argentina debe adoptar en el corto plazo dado que con el cambio todos ganan.

La realidad indica que la maquinaria agrícola inteligente (automatismo de regulación e interpretación de prescripciones) siempre será conveniente frente a aquella de regulación manual y que dependan del hombre motivado en algunos casos económicamente por las reglas de juego de un contrato que no beneficia a nadie. Para ser más ejemplificador contratar la confección de rollos por el número de rollos por hectárea realizado y pretender que los rollos sean compactados, de buen diámetro y con la humedad justa. Está claro que contratando rollo por hectárea eso será imposible lograrlo.

Argentina dispone hoy de fabricantes locales de neumáticos de carcasa radial y un país desarrollado agropecuariamente debe utilizar neumáticos de carcasa radial para disminuir el impacto de la presión sobre el suelo por el cual transitan las máquinas por el campo, pero para un país como Argentina donde 27/28 M/ha se siembran sin labranza y donde la cama de siembra la constituye el rastrojo del cultivo anterior, la reducción de la huella y compactación resulta un factor de manejo de importancia económica.

Existen neumáticos radiales que toleran la carga con mucha menos presión que las convencionales y eso representa menos huella, menos densificación superficial del suelo y esto en mejor eficiencia de siembra en el próximo cultivo en siembra directa y mucho dinero, y es allí es cuando esta tecnología aplicada en cosechadoras, tolvas, picadoras, carros de picadoras, tractores, pulverizadoras, fertilizadoras ofrecen buena prestación y rentabilidad de la inversión.

Cuando la exigencia de los neumáticos es traccionar también la utilización de neumáticos radiales ayuda en eficiencia tractiva para los tractores y reducción de consumo de combustible por hectárea.

Otro factor es el confort de marcha y la integridad física del operador y también en la velocidad máxima dentro de los márgenes de seguridad, en todas esas situaciones los neumáticos radiales constituyen una buena aplicación de la tecnología disponible e inclusive a lograr un mayor rendimiento de los cultivos y de la máquina en el campo con reducción de costos operativos.

 

Necesidades del productor o contratista en función de su actividad y de la nueva maquinaria que van incorporando.

El contratista y productor de máquinas propias fue, es y será un demandante de la última y mejor tecnología en máquinas agrícolas, el contratista que no disponga de la mejor tecnología quedará en desventaja competitiva y eso es el inicio de un gran problema. Dentro de la actualización permanente es evidente que hay factores operativos, de productividad, de costo beneficio que se deben analizar, pero para un prestador de servicios satisfacer la demanda de los productores siguiendo las tendencias de las máquinas será siempre prioridad uno. Como ejemplo hoy se exige un crecimiento en el diámetro y ancho de los neumáticos agrícolas tanto para sembradoras, cosechadoras y tractores y que las carcasas sean más planas en su impronta con el suelo y más flexibles para tolerar mayores cargas con menos presiones. El diseño de las bandas de rodamientos dependerá de los equipos pero el suelo, debe recibir la menor agresión respecto a la huella generada superficialmente y subsuperficial donde incide la carga total aplicada al suelo.

Para pulverizadoras la futura demanda serán de neumáticos agrícolas de 42-46-48 pulgadas de diámetro y para cosechadoras se seguirán creciendo en diámetro principalmente para las duales delanteras.

En tolvas, los neumáticos radiales de alta flotación (mayor ancho y alto) serán también una exigencia tecnológica. En cosechadoras y tolvas el sistema de rodamiento de banda de caucho tipo CAT tendrá un nicho de mercado asegurado.

El neumático agrícola es el vínculo de contacto de toda máquina con el suelo agrícola y el suelo es el mayor capital de los procesos productivos agropecuarios a nivel global.

Cuidar el suelo y su productividad significa apostar al futuro con inteligencia.

Resumen: El mejor neumático agrícola será siempre aquel que soporte la carga con menor presión de inflado y su banda de rodamiento tenga un contacto suave y amigable con la superficie, más si el sistema aplicado es en Siembra Directa.

El ancho máximo permitido para el transporte de máquinas agrícolas en rutas nacionales y provinciales será un factor decisivo en la compra de las futuras máquinas y equipos.

 

Importancia del servicio posventa, la visita al lugar de trabajo, el asesoramiento, etc.

El servicio posventa es importante y también el asesoramiento para que las personas adquieran el equipo correcto para su real necesidad y cuando compre un tractor, cosechadora, tolva, pulverizadora reciba previamente la mejor información porque una vez adquirido el equipo, luego es costoso, engorroso y a veces imposible corregir la mala elección. Configurar la máquina a la necesidad específica de cada sistema productivo, cultivo, idiosincrasia de los usuarios y tipo de suelo y clima es muy necesario, por eso las charlas técnicas de capacitación son muy útiles, la visita al lugar de trabajo es estratégica para que el cliente pueda recibir información y capacitación sobre el correcto uso de la maquinaria y su mantenimiento preventivo (combustible, lubricantes, exigencias puntuales), presión de neumáticos, velocidad de trabajo, carga, deterioro climático, regulación, mantenimiento periódico, entre otros factores.

La maquinaria agrícola argentina exporta entre 260 y 300 M/U$S/año en máquinas, agropartes y repuestos con destino a 30 países de varios continentes, la máquina agrícola argentina siempre estuvo y estará acompañada por el valor agregado del Know how de un sistema productivo de cultivos y pasturas amigable con el recurso suelo y el ambiente.

Argentina lidera a nivel de Latinoamérica el desarrollo del sistema de siembra sin labranza y con cobertura de residuos, o sea la Siembra Directa. Lidera también el manejo de los cultivos y los insumos por ambiente con la fabricación y adopción de máquinas inteligentes para la Agricultura de Precisión y también lidera a nivel global el desarrollo del almacenaje de granos y forrajes en bolsas plásticas impermeables exportando bolsas a 50 países.

Argentina cuenta con una institución pública como es el INTA única en Latinoamérica que articula investigación con extensión y que a su vez posee un vínculo directo con las cámaras del sector (CAFMA, CIDETER, AFAMAC, MAGRIBA, entre otras), para asistir con la mejor información al sector y a los potenciales compradores de las máquinas argentinas. Adquirir una máquina argentina significa incorporar el valor agregado del conocimiento de cómo lograr alta eficiencia productiva de cultivos y pasturas, que en definitiva es donde se expresa el resultado del trabajo de una máquina agrícola.

  

  

Autor:
Ing. Agr. M.Sc. Mario Bragachini. 
Coordinador del Módulo Eficiencia de Cosecha del PRECOP Fase II. Coordinador del PPR Agricultura de Precisión y Máquinas Precisas. 
INTA Manfredi
 
EEA INTA Manfredi 
Ruta 9, km 636 CP 5988 Manfredi - Córdoba 
Tel: (03572) 493039 / 053 / 058 
Mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar  agriculturadeprecision@yahoo.com.ar  
Web: www.cosechaypostcosecha.org  www.agriculturadeprecision.org 
 

 

Consultas a Profesionales del PRECOP

  

Redes Sociales
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
 

 

INTA EEA Manfredi. Ruta Nac. 9, km. 636. (5988) Manfredi, Córdoba. TE: (03572) 493039 / 493053 / 493058 int. 133
E-mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar - eeamanfredi.ap@inta.gob.ar 

:: Mapa del Sitio ::