Programa Nacional Agroindustria 
y Valor Agregado – Proyecto Integrador 
Procesos Tecnológicos para Agregar 
Valor en Origen en forma Sustentable
Buscar    

Publicaciones --> Informes Técnicos

Categoría: Cosecha - Soja y Cosecha - Girasol

Relevamiento y Análisis de las Pérdidas de Cosecha en La Pampa. 

1Farrell, M.

1) EEA ANGUIL. Ruta Nacional Nº 5 - Km. 580 - CC: 11 (6326) Anguil - La Pampa - (54) (02954) 495057.
  farrell.mauricio@inta.gob.ar

 
  Introducción

En los últimos 14 años, la producción de granos en Argentina creció de 37 a 70 millones de toneladas. Las exportaciones argentinas para el año 2003 representaron 29594 millones de dólares, de los cuales 15891 millones (54%), correspondieron a productos primarios y manufacturas de origen agropecuario (IICA, 2004). Esta referencia da una idea de la importancia que tiene para el país mejorar la eficiencia en la producción y calidad de los granos de cereales y oleaginosas.

Sin embargo es necesario considerar que cada año se registran perdidas significativas en cantidad y calidad, ocasionadas por condiciones climáticas adversas y por el mal manejo de los granos, tanto en la etapa de cosecha como en la de postcosecha con un porcentaje del 5.5% y del 6% respectivamente ocasionando una perdida global 4.357 millones de pesos anuales.

Reducir estas perdidas significaría para el país mayores divisas, mejores márgenes para el producto agropecuario y generación de puestos de trabajo en la industria rural .

Por otra parte el parque de cosechadoras en Argentina posee 11.5 años de vida promedio de envejecimiento, con un mercado muy deprimido en los últimos 4 años. La falta de equipamiento impide una oferta de servicios de cosecha en tiempo y forma lo que ocasiona un problema de ineficiencia de recolección que en los 5 principales cultivos de la Argentina representan 812.1 millones dólares de perdida, que con una reposición ideal de maquinas cosechadoras y un trabajo de extensión puede reducirse un 20%.

Además de las perdidas pre y durante la cosecha, en el almacenaje, secado y transporte (Postcosecha), Argentina pierde otros 800 millones de dólares, teniendo en cuenta que ningún sistema de postcosecha puede mejorar la calidad de los granos, en el mejor de los casos mantenerla es de importancia empezar el proceso productivo de la mejor manera asegurando la calidad final.

  

Antecedentes

En lo que corresponde a la provincia de La Pampa el área en la superficie sembrada correspondiente a la campaña 03/04 con soja asciende a 160.300 has (8%) . En girasol se registró para la misma campaña 281.000 has una merma del 12.5% respecto a la campaña 99/00.

Las pérdidas en girasol se deben generalmente a retraso en la época de cosecha, la causa es la escasez de equipos en tiempo y forma; esta razón genera problemas como:

  • Deterioro del grano en planta con perdida importante de calidad.

  • Perdidas naturales o de precosecha.

  • Susceptibilidad del cultivo a perdidas por el cabezal.

  • Alta velocidad de avance de las cosechadoras.

  • Falta de control de los equipos de trabajo por parte del productor.

Las perdidas en girasol ocasionadas por la cosechadora ascienden a 101 kg/ha en promedio de las cuales el 68% es de cabezal y el 32% por cola de la cosechadora. Las perdidas por el cabezal en su mayoría mas del 50% son por desgrane, y está relacionado fundamentalmente con la velocidad de avance de las cosechadoras actuales (mas de 7,5 Km/hs), lo que ocasiona un fuerte choque del capitulo contra el escudo o rolo del cabezal.

En soja, se pierden en promedio 166 kg/ha, de los cuales 24 kg/ha corresponden a precosecha y 141 kg son de la cosechadora. De los 141 kg de la cosechadora, el 70% es provocado por el cabezal y el 30% por la cola (trilla, separación y limpieza).

Las perdidas por el cabezal están distribuidas por desgrane (40%), ramas sueltas con vainas adheridas (13%), perdidas de vainas por altura de corte (10%) y vainas sueltas (7%).

Las perdidas por desgrane son ocasionadas por el movimiento de plantas al momento del corte y al sentido de avance de la cosechadora que al aumentar también lo hace el desgrane.

Si bien existe perdidas a nivel de molinete, sinfín y otros elementos la pendiente del flexible cumple un papel importante a la hora de evitar la caída del grano fuera de la batea.

Entre los factores mencionados, en soja, ocurren perdidas en precosecha debido a la susceptibilidad del cultivo a la dehiscencia natural. Otros factores, que aportan al incremento de los valores de perdidas como la mediana a nula resistencia al vuelco por parte de algunos cultivares, deficiente despeje en la inserción de las primeras vainas, alta retención foliar (maduración desuniforme) y la alta susceptibilidad a enfermedades fúngicas de fin de ciclo que inciden en la eficiencia de cosecha

La densidad de siembra depende de características propias del ambiente y condiciona la eficiencia de cosecha, cuando no existe uniformidad tanto en diámetro de tallo como altura de plantas ocasionando deficiencias en la barra de corte.

La llegada a nuestro país de cultivares de soja tolerantes a Glifosato permite la simplificación en el control de malezas ampliando el área de factibilidad económica del cultivo a lotes con problemas serios de malezas resistentes o tolerantes a otros grupos de herbicidas químicos (J. C: Papa et al 2000).

La reducción de rendimiento ocasionada por la presencia de malezas dificulta la recolección mecánica en soja posibilitando mayores problemas a la cosechadora que se traducen en mayores de niveles de perdidas de granos por cabezal, trilla, separación y limpieza.

En lo que respecta a la eficiencia de postcosecha, la calidad del grano de soja se ve influenciada por factores como el daño mecánico producido durante el proceso de cosecha.

Este daño mecánico no solo altera las características físicas del grano, sino también la aptitud para la posterior conservación.

El daño físico al grano es causado entre otros factores por el impacto que recibe el grano al través del sistema de trilla y el movimiento del transporte interno en la cosechadora.

 

Objetivos

Actualizar las perdidas en precosecha, cabezal y cola en los cultivos de girasol y soja en la provincia de La Pampa y encontrar las causas que influyen en los datos finales de perdidas. Analizar el parque de cosechadoras evaluadas y relevar el daño mecánico en el grano de soja.

 

Materiales y métodos

En el área centro norte de la provincia de La Pampa sobre 11 departamentos se determinaron perdidas en precosecha, cabezal y cola con 3 repeticiones cada una; en 23 maquinas cosechadoras para el cultivo de girasol y 25 para soja. Además se determinaron mediante uso del GPS la velocidad de avance, humedad del grano al momento de la trilla y daño mecánico en soja (Figura 1). 

Figura 1. Puntos en la provincia de La Pampa donde se realizaron los relevamientos de pérdidas. Fuente: INTA PRECOP Anguil, 2006. 
 

Las determinación de las perdidas se basaron en el método propuesto por Bragachini et al 1992,

Girasol

A - Pérdidas en precosecha

Consiste en tomar un área representativa del lote y en dirección a la hileras determinar un rectángulo de 14.3 m si el espaciamiento entre hileras es de 0.7 m o 19 m si el espaciamiento es de 0.525 m. Determinado el rectángulo contabilizar los capítulos caídos o adheridos a la planta que a nuestro juicio no podrá ser recogidos por las bandejas del cabezal; el valor debe dividirse por el numero de hileras y multiplicado por 45 que es el peso en gramos de los granos contenido en un capitulo mediano.

En el cultivo en pie depositar 4 aros de 0.56m. cada uno (1m2) y juntar y contar los granos que se alojan dentro de cada aro introducirlos dentro del recipiente evaluador INTA y representar la perdida en la hectárea.

  Pérdidas de precosecha = Capítulos caídos + Desgrane natural  

B - Perdidas por cosechadora

1 - Perdidas por cabezal

Existe una perdida de capítulos que debe ser contabilizada, para ello dentro del rectángulo delimitado anteriormente y después del paso de la maquina contar los capítulos y dividirlos por la cantidad de hileras, el valor obtenido multiplicarlo por 45 para obtener directamente los kg/ha de perdidas por cabezal.

También es de importancia cuantificar la perdida por desgrane después del paso del cabezal, para ello se deberán arrojar 4 aros ciegos de 0.56 m de diámetro y contar los granos (sueltos o de capítulos que hayan quedado dentro del aro) y colocarlos en el recipiente evaluador INTA para obtener las perdidas por hectárea.

2 – Perdidas por cola

Se determina arrojando 4 aros ciegos después del paso del cabezal y antes del paso de la cola de la maquina. Uno ubicado en la parte central de la maquina y el resto distribuido en el área del cabezal. Se cuantificará todo grano y/o capitulo que se encuentre dentro del área y por arriba del aro usando el recipiente evaluador INTA.

  Pérdidas de cosechadora = Pérdidas de cabezal + Pérdidas de cola

 
Soja

A - Pérdidas de precosecha

Son aquellas producidas por desgrane natural y plantas volcadas que no podrán ser recolectadas por el cabezal de la cosechadora.

Para evaluar estas perdidas se empleó la siguiente metodología:

En una zona representativa del lote colocar 4 aros de 0.56 m de diámetro del cual se juntarán los granos sueltos, vainas sueltas y las que a nuestro criterio no podrán ser levantadas por el cabezal.

Colocar luego todo el material en el recipiente evaluador INTA para cuantificar la perdida por hectárea.

B - Perdidas de la cosechadora

Esta debe dividirse en pérdida de cabezal y pérdida de cola.

La perdida por cola se evalúa arrojando 4 aros ciegos, uno debajo del cajón de zarandas de la maquina y los tres restantes en el área del cabezal contabilizando todos los granos sueltos y las vainas que se encuentran por encima del aro ciego.

En las perdidas por cabezal se deben recoger todos los granos sueltos y las vainas que están por debajo del aro ciego y cuantificarlas con el recipiente evaluador INTA.

Determinación del daño en grano

El análisis de daño visible se determina a partir del uso del Kit provisto por el PRECOP que trabaja con una muestra representativa de la población. Al introducir la muestra dentro de la zaranda se separarán el grano entero del partido.

Por otra parte el daño invisible ocasionado por los distintos componentes de la cosechadora es determinado haciendo uso de una técnica llamada Test de Hipoclorito, que consiste en sumergir una muestra de 100 semillas en una solución al 5% de hipoclorito de sodio y 95% de agua. Aquellos granos que después de 10 a 15 minutos aumenten de tamaño se los considera con daño invisible.

  

Resultados

La humedad promedio al momento de la trilla fue obtenida al momento de realizar el muestreo (Tabla 1).

Tabla 1. Porcentaje de humedad en soja y girasol en departamentos evaluados. Fuente: INTA EEA Anguil, 2006.

Departamento

Girasol humedad (%)

Soja humedad (%)

Capital

8.1

12

Catrilo

9.6

14

Rancul

11.3

-----

Conhelo

9

12.5

Quemu - Quemu

10.7

15.1

Atreuco

11.5

11

Toay

9

-----

Trenel

8

13

Realico

10

11

Chapaleufu

------

14.6

Maraco

------

12.3

 
Evaluación de perdidas en girasol y soja.

Se presentan los datos de perdidas por departamentos de girasol (tabla nº 2) y soja (Tabla nº 3).

Tabla 2. Perdidas en girasol en departamentos evaluados. Fuente: INTA PRECOP Anguil, 2006. 

Departamento

Rendimiento (kg/ha)

Perdidas precosecha (kg/ha)

Perdidas cabezal (kg/ha)

Perdidas cola (kg/ha)

Perdidas cosechadora (kg/ha)

Perdidas totales (kg/ha)

Capital

1416

21.09

72.82

49.13

121.95

143.04

Catrilo

1966

4.71

113.8

45.8

159.6

164.3

Rancul

1900

35.34

85.31

54.72

140.03

175.645

Conhelo

1233

0

96.91

33.29

130.2

130.2

Quemu – Quemu

1600

0

100.5

40.32

140.82

140.82

Atreuco

1950

2.02

46.8

57.2

104

106.02

Toay

1500

0

51.2

24.9

76.1

76.1

Trenel

2000

0

85

45

130

130

Realico

1500

0

109.9

39.9

149.8

149.8

  

Tabla 3. Perdidas en soja en departamentos evaluados. Fuente: INTA PRECOP Anguil, 2006.

Departamento

Rendimiento (kg/ha)

Perdidas precosecha (kg/ha)

Perdidas cabezal (kg/ha)

Perdidas cola (kg/ha)

Perdidas cosechadora (kg/ha)

Perdidas totales (kg/ha)

Capital

1800

7.5

172.5

12.5

185

192.5

Catrilo

2900

68.3

153.3

11.6

164.9

233.2

Chapaleufu

3360

12

158

19

177

189

Realico

3250

92.5

177.5

27.5

205

297.5

Quemu – Quemu

2500

56.25

231.2

10

241.2

297.4

Maraco

3033

35

150

30

180

205

Atreuco

1800

11

187.5

15

202.5

213.5

Conhelo

1900

28.3

136.6

18.33

154.9

183.2

Trenel

2000

50

75

20

95

145

  

En girasol la tolerancia de perdida es de 80 kg/ha para un rendimiento promedio de 20 qq manteniéndose independiente del rendimiento dado que, como el 70% de las perdidas las produce el cabezal, los cultivos de mayor rendimiento ofrecen mayor ventaja al ser recolectados. Por otra parte si se compara los valores de perdidas de la campaña 04/05 con los obtenidos en campañas anteriores (Figura 2)

Figura 2. Relación entre los valores de perdidas en girasol, el valor umbral y el valor promedio de perdidas. Fuente: INTA PRECOP Anguil, 2006.
 

En lo que respecta a soja los valores de perdida promedio para la campaña 2003/2004 arrojan valores de 135 kg/ha (PRECOP, 2005). La tolerancia o umbral de perdida para soja expresa valores de 105 kg/ha independiente del rendimiento. (Figura 3)

Figura 3. Relación entre los valores de pérdidas en soja, el valor umbral de perdidas y el promedio de perdidas ¾. Fuente: INTA PRECOP Anguil, 2006.
  

 
Evaluación del parque de cosechadoras relevadas

El análisis siguiente consta de distribuir las cosechadoras relevadas según años de antigüedad y tamaño de potencia (Tabla 4)

Tabla 4. Distribución de las cosechadoras por antigüedad y su ordenamiento en grupos según potencia. Fuente: INTA PRECOP Anguil, 2006.

Antigüedad (años)

Cantidad

< 1 año

5

Entre 1 y 5 años

12

Entre 5 y 10 años

12

> 10 años

14

Total

43

 

Grupo de potencia (CV)

Potencia (CV

00

> 340 CV

0

300 – 340 CV

I

240- 300 CV

II

200 – 240 CV

III

180 – 200 CV

IV

160 – 180CV

V

140 – 160 CV

VI

< 140

 

La capacidad de trabajo promedio del parque de cosechadoras para girasol según el PROPECO 1991 era de 2.8 ha / hs, mientras que en la actualidad los valores relevados y analizados alcanzan un valor de 3.78 ha / h si se considera una eficiencia del 78% el valor aproximado es de 2.94 ha/h.

Análisis de la capacidad de trabajo de todo el grupo relevado relacionándolo con las perdidas totales (Tabla 5)

Tabla 5. Relación de las pérdidas totales en girasol y la capacidad de trabajo por grupo de potencia relevado. Fuente: INTA PRECOP Anguil, 2006.

Grupo

Ancho cabezal (m)

Velocidad (km/h)

Capacidad de trabajo (ha/h)

Perdidas totales (kg/ha)

00

10.5

5.6

5.88

77.2

I

7.6

6.1

4.63

150.2

II

8.4

5.34

4.48

200.4

III

7.3

5.36

3.9

122

IV

5.8

5.3

3.07

287.5

V

4.9

6.2

3.03

177.5

VI

3.5

4.25

1.48

260

  

Tabla 6. Relación de las pérdidas totales en soja y la capacidad de trabajo por grupo de potencia relevado. Fuente: INTA PRECOP Anguil, 2006.

Grupo

Ancho cabezal (m)

Velocidad (Km/h)

Capac. Trabajo (Ha/h)

Perdidas totales (Kg7ha)

0

7.6

8.1

6.15

100.4

II

8.4

7.25

6.09

101.7

III

6.21

7.85

4.87

140.4

IV

6.65

6.6

4.38

134

V

6.47

6.5

4.2

106.7

VI

6.3

5.5

3.46

160.6

 
Daño mecánico en el grano de soja.

El análisis a mostrar solo se tuvo en cuenta a la cosechadora en su conjunto (trilla, separación y limpieza) extrayendo la muestra desde la tolva. Los datos aquí presentados se detallarán por departamento y grupo de cosechadoras.(Tabla 7)

Tabla 7. Daño mecánico en soja por grupo de cosechadora evaluada. Fuente: INTA PRECOP Anguil, 2006.

Grupo

Grano partido (%)

Daño invisible (%)

Total (%)

Grupo 00

4

9

13

Grupo I

6

13

19

Grupo II

6.2

15.6

21.8

Grupo III

6.4

30.2

36.6

Grupo IV

12.5

25.5

38

Grupo VI

9.75

27.3

37.05

  

Tabla 8. Daño mecánico en soja por departamento evaluado. Fuente: INTA PRECOP Anguil, 2006.

Departamento

Daño visible (%)

Daño invisible (%)

Chapaleufu

4.3

19.4

Catrilo

8.75

19.8

Quemu – Quemu

12.6

28.7

Maraco

6.37

18.7

Realico

9

25.5

Conhelo

8

27.2

Capital

7.75

12.5

Atreuco

8

10

Trenel

9

26

  

Conclusiones

La humedad al momento de trilla registrada en girasol para todos los casos esta por debajo de la recomendada (13.5%) lo que evidencia la falta de equipos ocasionando demoras en el inicio de la cosecha.

El valor de pérdida en precosecha obtenido en el departamento Rancul esta influenciado no solo por la baja humedad del grano al momento de la trilla sino a la presencia de adversidades climáticas (tormentas acompañadas de fuertes vientos) que potenciaron la perdidas de capítulos que el cabezal no pudo recolectar.

Los valores de pérdidas en girasol en otros departamentos se deben a excesos de velocidad de avance de las cosechadoras relevadas. Es de importancia mantener la capacidad de trabajo para ello es recomendable maximizar el ancho de corte de los cabezales (según grupo de potencia) para mantener la velocidad de avance en valores cercanos a 7.5 km/h.

En soja, se evidencia alta perdidas en precosecha debido a retardos al inicio de cosecha (baja humedad de trilla) y al posible uso de cultivares susceptibles a la dehiscencia natural. En lo que respecta a las perdidas en el cabezal en algunos casos se deben a la altura de corte (excesiva pendientes de la barra flexible).

Sobre el total de las cosechadoras relevadas el 11% poseen una antigüedad menor a 1año, el 28% corresponde al estrato entre 5 y 10 años de antigüedad y el 33% corresponde a maquinas mayores de 10 años. El incremento en la capacidad de trabajo promedio se debe al uso actual de cosechadoras de mayor potencia que poseen la capacidad de incorporar cabezales con mayor ancho de corte.

En lo que respecta al daño mecánico en el grano de soja se registraron valores 36% en los grupos, IV, V y VI a causa de la obsolescencia en los componentes (norias de transporte) principalmente. En el grupo III el 20% no solo se debe al estado de los componentes sino también a la excesiva velocidad de rotación del cilindro y a la apertura del cóncavo que debe ajustarse a la humedad de trilla del momento.

Bibliografía

  1. Bragachini, M.; Bonetto, L.; Bongiovani, R. y A. Biron. 1992. Una cosecha eficiente para una agricultura sostenible. Manfredi (Argentina ). INTA PROPECO. Informe técnico nº 4. 12 pp.

  2. Bragachini, M. y L. Bonetto. 1992. Análisis del factor de envejecimiento, nivel de uso y necesidades de reposición de equipos de cosecha en la Republica Argentina. Proyecto de Perdidas de Cosecha. Hoja informativa nº 24. INTA Manfredi.

  3. Bragachini, M.; Bongiovani, R.; Peiretti, J.; Scaramuzza, F.; Mendez, A.; Casini, C. y J. Rodriguez. 2003. Eficiencia de cosecha y almacenamiento de granos. Proyecto eficiencia de cosecha y postcosecha. INTA Manfredi. 78 pp.

  4. Casini, C. 2003. Guia para almacenar granos en bolsas platicas. Información para divulgación. INTA 44 pp.

  5. IICA. 2004. Sector Agroalimentario Argentino. Informe de coyuntura.

  6. INTA PROPECO. 1991. Resultados de los primeros 17 meses del INTA PROPECO. Evaluaciones de perdidas realizada en la campaña de cosecha gruesa 1989 – 1990 y en la campaña de cosecha fina 1990 – 91. Manfredi (Argentina). INTA PROPECO. 81 pp.

  

Autor:
1Farrell, M.  
1) EEA ANGUIL. Ruta Nacional Nº 5 - Km. 580 - CC: 11 (6326) Anguil - La Pampa - (54) (02954) 495057. farrell.mauricio@inta.gob.ar 

Consultas a Profesionales del PRECOP

  

Redes Sociales
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
 

 

INTA EEA Manfredi. Ruta Nac. 9, km. 636. (5988) Manfredi, Córdoba. TE: (03572) 493039 / 493053 / 493058 int. 133
E-mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar - eeamanfredi.ap@inta.gob.ar 

:: Mapa del Sitio ::